Ruta por la Costa Amalfitana
Ruta por la Costa Amalfitana

Declarada Patrimonio de la Humanidad desde 1997, la Costa Amalfitana es uno de los tramos costeros más espectaculares del mundo. Una franja litoral de cincuenta kilómetros que traza una preciosa ruta entre las localidades de Salerno y Sorrento a través de una de las carreteras más bellas, la conocida SS 163. Su serpenteante recorrido nos descubre fascinantes acantilados salpicados por el color de sus pequeños pueblos colgantes; recónditas calas y playas casi vírgenes donde perderse en la inmensidad cobáltica del Tirreno.

Nosotros os proponemos una preciosa ruta, visitando doce de los dieciséis comuni” (ayuntamientos) que forman parte de esta región (Vietri, Cetara, Maiori, Minori, Scala, Ravello, Atrani, Amalfi, Conca dei Marini, Furore, Praiano y Positano), finalizando el viaje en la bonita ciudad de Sorrento, cuna del famoso “limoncello”.

En este post encontraréis “tips” y recomendaciones sobre cuál es la mejor época para realizarla, de que opciones de transporte disponéis y cuantos días precisáis.

¿Cuál es la mejor época para realizar una ruta por la Costa Amalfitana?

Siendo sinceros, eso depende de lo que el viajero busque. Si nuestro deseo es disfrutar de sus playas, el sol y el “azzurro”, lo mejor es esperar a la temporada estival. Pero como toda decisión, acarrea una serie de consecuencias. Al tratarse de una zona de gran interés turístico, deberemos lidiar con problemas como las colas, la masificación, zonas de estacionamiento completas o transportes públicos llenos hasta la bandera… Lo propio en meses como julio y agosto.

En este sentido, y si lo que os proponéis es conocer al cien por cien de esta maravillosa región, os recomendamos posponer el viaje hasta finales de primavera o inicios de otoño, ya que el clima aún es muy agradable y la costa no está tan masificada.

¿Cómo moverse por la Costa Amalfitana?

Para realizar esta maravillosa ruta, disponéis de cuatro alternativas:

Coche

Alquilar un vehículo es una opción muy sugerente que nos permitirá gozar de todo el esplendor de la Costa Amalfitana a nuestro ritmo, admirando las impresionantes vistas que la estatal 163 ofrece desde las cumbres de los acantilados.

Podemos llevar a cabo esta operación a nuestra llegada en Nápoles (ciudad más cercana), Roma o Florencia. De todos modos, nuestra experiencia personal desaconseja esta alternativa si no es que realizáis la ruta en temporada baja, ya que el tramo costero se presenta altamente concurrido y estacionar en las villas y pueblos es prácticamente imposible.

Autobús

La compañía Sita Bus ofrece recorrido por los distintos pueblos de la Costa Amalfitana, realizando el cambio de líneas en la localidad de Amalfi. Sus autobuses ofrecen frecuencia de viajes cada media hora u hora, dependiendo del trayecto y la temporada y están operativos desde las seis de la mañana hasta las once de la noche (los fines de semana).

El precio de los billetes varía en función del tiempo de trayecto; una cuestión que deberemos tener en cuenta si realizamos nuestra ruta en pleno verano, ya que los atascos suelen ser muy habituales. Su adquisición se realiza en estancos, bares, quioscos y algunas informaciones indican que recientemente también, dentro del autobús, aunque será preciso corroborarlo.

En nuestra opinión, utilizar el autobús siempre será mejor opción que emplear el vehículo privado. A partir de este precepto, si visitamos la Costa Amalfitana en temporada alta deberemos tener paciencia, ya que las aglomeraciones pueden afectar a su logística. Por el contrario, si decidimos viajar en cualquier otra época del año, será la opción más cómoda y asequible.

Ferry

Esta es una de las alternativas más atractivas, sobre todo en verano, ya que nos permite acceder a la mayoría de los pueblos de nuestra ruta sin tener que preocuparnos por el estacionamiento o las colas y además nos ofrece la posibilidad de admirar la fantástica orografía de la costa.

Los ferris están operativos desde abril hasta octubre, entre las diez de la mañana y las siete de la tarde, con viajes cada veinte minutos o media hora y los billetes pueden adquirirse online o en el mismo puerto.

Excursiones organizadas

Son muchas las compañías y tour operadores que ofrecen excursiones a las principales villas de la Costa Amalfitana, tanto en pequeños cruceros como por tierra.

¿En cuántos días podemos realizar la ruta? donde podremos conocer la tradición de su artesanía

Tal y como hemos indicado a la hora de recomendaros cual es la mejor época para viajar a la región; los días que necesitemos para realizar una ruta por ella dependerán en parte, de la época en la que lo hagamos; ya que en temporada baja es mucho más fácil y rápido acceder a las localidades y visitarlas.

De todos modos, nuestro consejo es disfrutar plenamente de la Costa Amalfitana, paso a paso, sin prisas, descubriendo cada enclave y su esencia en ruta durante siete días. ¿Nos acompañáis?

Día 1 Vietri Sul Mare – Cetara

La primera parada de nuestro recorrido es Vietri. Reconocida por su colorida cerámica, la localidad nos ofrece atractivos turísticos tan destacables como la Iglesia de San Bautista y su espectacular cúpula de mayólicas, las cuevas de San Cesareo o el Museo Provincial de Cerámica, donde podremos conocer la tradición de su artesania.

Siguiendo la estatal, llegamos al segundo destino, Cetara. Un precioso y diminuto pueblo pesquero lleno de luz y tradición. En el corazón de su centro histórico descubriremos la preciosa iglesia de San Pedro y un paseo entre los botes de su pintoresca playa nos proporcionará el apetito suficiente para degustar la famosa colatura di acli” o alguna de las ricas elaboraciones culinarias a base de atún.

Ceramista de Vietri trabajando en su taller.

Día 2 Maiori – Minori

Construidas en el meandro del rio Reginna, estas dos localidades hermanas son la cita de nuestro segundo día en ruta.

En Maiori realizaremos un poco de ejercicio subiendo los ciento ochenta escalones que nos conducirán a la cima del monte Torina, donde descubriremos la iglesia de Santa Maria a Mare para seguidamente descender hasta la mayor playa de la Costa Amalfitana y darnos un merecido chapuzón.

Por su parte, en Minori podremos visitar uno de los monumentos romanos más importantes de la región, la Villa Marittima Romana y saborear uno de sus dulces más típicos, la tarta de ricota y pera.

Panorámica de Mairo.

Día 3 Scala – Ravello

Después de disfrutar de dos días junto al mar y siempre siguiendo la SS 163, esta jornada se revela como la ocasión ideal para adentrarnos en el territorio y conocer las dos únicas villas amalfitanas que no gozan de playa.

Empezaremos visitando Scala, un pequeño pueblo de estructura medieval que nos permitirá contemplar el legado histórico y cultural de la región a través de su arquitectura. Seguidamente, parada en Ravello; una de las villas con más glamour de toda la Costa Amalfitana.

Visitada por numerosas personalidades a lo largo de la historia; recorrer los jardines de Villa Cimbrone y Villa Rufolo y dejarnos seducir por la esencia bohemia de la localidad, nos permitirá sentir el lujo y hedonismo que la invadieron a inicios del s. XX.

Advertir que antes de partir deberemos catar las “delizias al limone”, unos exquisitos pastelillos parecidos a un bizcocho, rellenos de crema de limón.

Jardines de Villa Cimbrone, Ravello.

Día 4 Atrani – Amalfi

Iniciamos esta cuarta etapa en Atrani, el pueblo más pequeño de Italia, marco ideal para conocer de primera mano el folclore y tradición de la región.

A escasos metros de distancia y sin darnos apenas cuenta, nos encontraremos en Amalfi, el municipio más importante de la costa y al cual debe su nombre. Erigido como su capital, es sin duda uno de los reclamos turísticos de la zona, con numerosos atractivos como Il Duoma di Sant’Andrea, el Museo de la Carta o su espectacular playa.

Escaleras de Il duomo de Sant'Andrea en Amalfi.

Día 5 Conca dei Marini – Furore

En esta quinta jornada descubrimos dos de los enclaves naturales más mágicos de la Costa Amalfitana; Conca dei Marini, localidad conocida por su bello centro histórico y por la famosa Gruta Esmeralda y Furore, ubicada a los pies de un espectacular fiordo desde donde podremos admirar unas de las vistas más imponentes del litoral y apreciar el color de los murales que decoran sus casas.

Fondo marino de la Costa Amalfitana

Día 6 Praiano – Positano

Penúltimo día de ruta y la riqueza, contraste y exuberancia que nos ofrece cada lugar que visitamos, no cesa. Primeramente, nos detendremos en Praiano un pequeño pueblo de pescadores que goza de las mejores calas y piscinas naturales de la “costiera” para pasar una mañana de relax frente a las cálidas aguas del Tirreno.

Acto seguido, llegada a Positano, una de las villas más bucólicas de toda la región. Casitas de colores cognadas de buganvilias, suspendidas entre las fauces de las rocas; notables monumentos arquitectónicos como la iglesia de Santa María de la Asunción y playas de guijarros custodiadas por la presencia de sus torres, nos permitirán disfrutar de uno de los atardeceres más privilegiados de toda la Campania.

Panorámica de las playas de Positano desde uno de sus miradores.

Día 7 Sorrento

Finalizamos el viaje en Sorrento, una preciosa ciudad que, aún no pertenecer estrictamente al conjunto de municipios Amalfitanos, merece nuestra atención por lo mucho que ofrece al viajero. Conocida como la cuna del “limoncello”, el famoso licor de limón de la región, la localidad goza de una excelente arquitectura, cultura, historia, playa y tradición. A destacar "Il Vaione deu Mullini", un espectacular valle formado por una erupción volcánica en el que podremos admirar los restos de un antiguo molino del s. XVII.

Calle peatonal de Sorrento.

Aquí concluye nuestra ruta por la Costa Amalfitana, una costa tan conocida como ignorada; a la que todo el mundo puede acceder, pero solo unos pocos tienen el privilegio de descubrir.

Actividades relacionadas

Relacionado