Tortosa en un día
Tortosa en un día

Cuando tenemos poco tiempo para visitar una ciudad como Tortosa debemos tener en cuenta cual es el recorrido adecuado. De este modo podremos visitar los lugares siguiendo un orden lógico, sin estar sumando distancias de más y perdiendo un tiempo que es escaso.

Si has llegado hasta aquí te estarás preguntando: ¿Cuál es el mejor plan para visitar Tortosa en un día? Pues bien, si sigues el siguiente itinerario podrás visitar todos los lugares que debes ver en el orden correcto.

El recorrido propuesto es circular, acabaremos la visita en el mismo lugar que hemos empezado. Debemos añadir que este plan está pensado para aquellos que llegan en transporte propio a la ciudad. En caso de llegues en tren solo tienes que empezar esta ruta desde el punto más cercano a la estación, el Parque Teodoro González, y seguirla tal cual (durante el post te avisamos!).

¿Qué veremos?

Primera parada: ¿Dónde empezamos?

El mejor lugar para empezar nuestra excursión será cerca del museo de historia de Tortosa. Recomendamos aparcar el vehículo cerca de este lugar e iniciar la visita desde aquí. Al entrar a este bonito recinto modernista veremos que, justo a la izquierda, está ubicada la oficina de turismo. Este es un buen sitio para resolver las dudas en caso de que este artículo no te las aclare todas ;). También podremos aprovechar para comprar la Tortosa Card, tarjeta que nos servirá para acceder a los 4 lugares de pago de la ciudad ahorrándonos algo de dinero.

Acto seguido, ya podremos iniciar nuestra visita al museo. Durante esta visita pasearemos por la historia de la ciudad, desde la prehistoria al modernismo, pasando por su etapas romana, árabe y católica. Es el lugar perfecto para empezar a hacer boca de lo que nos espera!

Edificio del museo de Tortosa, antiguo matadero.

Segunda parada: Un paseo por el barrio

Al salir del museo giraremos a la izquierda en dirección noreste por la Rambla Felip Pedrell hasta llegar a la calle Jaume Tió i Noé. Desde aquí podremos empezar por nuestro paseo por el barrio... pero no es un barrio cualquiera! El actual barrio de Remolins fue, hace siglos, la Judería de Tortosa. Estas callejuelas nos plantearán un pequeño laberinto (bien señalizado con carteles) por lo que un día fue el barrio judío. La visita a este sitio es gratuita.

La Calle Mayor de Remolins, la calle principal del barrio judío de Tortosa.

Tercera parada: Jardines y muralla

En este momento ya habremos descubierto todo el barrio, habremos visto la muralla que lo flanquea y la torre defensiva e incluso la puerta de los judíos. Lo normal es que el propio circuito nos lleve de vuelta a la plaza de la Inmaculada, justo en frente de la Parroquia de San Jaime.

Desde este punto seguiremos por la calle del Castillo de la Suda en dirección a nuestro próximo destino: Los Jardines del Príncipe. Tras la pequeña cuesta que nos separa de este tranquilo lugar, podremos pasear por un jardín de esculturas y subir a la muralla, desde este punto podremos ver el barrio por el que acabamos de pasear, eso sí, desde las alturas.

Vegetación en los jardines de Tortosa.

Cuarta parada: Las viejas fortificaciones

Tras visitar los jardines regresaremos a la calle por el mismo acceso. No tendremos más que seguir subiendo por la misma calle para, a los pocos minutos, estar frente a las Fortificaciones de San Juan. Esta visita, también gratuita, nos permitirá acceder a los antiguos fortines avanzados que servían para proteger el castillo. Es un lugar perfecto para dejarse llevar explorando, disfrutar de buenas vistas y sacar fotos increíbles.

Foso de las avanzadas de San Juan en Tortosa.

Quinta parada: Asalto al castillo

Una vez regresemos a la calle del castillo nos dirigiremos al lugar con mejores vistas de toda la ciudad, los miradores de dentro del Castillo de la Zuda. Aunque actualmente este castillo es parador nacional (un hotel), podremos acceder a su patio interior para disfrutar de unas vistas fabulosas del río y la catedral.

Vistas de Tortosa y del río Ebro desde el Castillo de la Zuda.

Sexta parada: Los colegios modernistas

Ya disfrutadas las vistas, solo deberemos volver sobre nuestros pasos para, esta vez, bajar por la Costa del Castell. Tras bajar unas escaleras llegaremos a los Reales Colegios, unos edificios modernistas con una exposición sobre esta misma etapa histórica.

Patio interior de los Reales Colegios.

Séptima parada: Camino a la catedral

Finalizada la visita a los colegios, seguiremos bajando en dirección al centro para visitar uno de los mayores atractivos, la catedral y su exposición permanente. En la Catedral de Tortosa podremos ver una exposición permanente de arte religioso aparte, claro está, de disfrutar del edificio.

Altar de la Catedral de Tortosa.

Octava parada: Un paseo por el modernismo

Una vez fuera de la catedral podremos dar un paseo por el centro para ver los edificios modernistas que lo engalanan. Dependiendo de a que hora se haya iniciado el recorrido puede ser que, a estas alturas, ya sea la hora de comer. Donde mejor para encontrar un restaurante que en el centro de la ciudad. En muchos de ellos podremos probar la comida típica de la zona.

Fíjate bien en los horarios de los cuatro lugares de pago para cuadrar bien tu visita, así podrás decidir el mejor momento para parar a comer.

Uno de los edificios modernistas del centro de Tortosa.

Novena parada: A refugio

Mientras paseamos por el centro nos podemos dirigir a el refugio antiaéreo número 4, ubicado en la calle Ernest Hemingway, en el sur de la ciudad. Este refugio servía para proteger hasta 400 personas durante los bombardeos en la Guerra Civil Española. Tengamos en cuenta que este no está abierto todos los días y que debemos reservar plaza llamando al 977 449 648 o al 670 795 216.

Uno de los túneles del refugio antiaéreo número 4 de Tortosa.

Décima parada: Un paseo por el parque

Ya hemos visitado el pasado más reciente (y bélico) de la ciudad por lo que nos toca relajarnos un poco. Cerca el refugio antiaéreo encontraremos el Parque Teodoro González (lugar ideal para iniciar nuestra visita si hemos llegado en tren). En este parque podremos descansar un poco, tomar un refrigerio y visitar la antigua Lonja, actual "casa" de los Gigantes de Tortosa.

Gigantes en la antigua Lonja de Tortosa.

Undécima parada: Puentes y crucero

Ya hemos visitado casi toda la ciudad, es momento de tomárselo con calma. Para eso, podemos hacer un crucero de hora y media por el río en un barco tradicional mientras tomamos un vermut. Para esta pequeña travesía también deberemos reservar anticipadamente una plaza en Lo Sirgador. De camino a el embarcadero veremos el icónico puente rojo.

Lo Sirgador en su embarcadero frente al puente rojo de Tortosa.

Duodécima parada: De vuelta a casa

Después de tan atareada y entretenida jornada, es hora de volver a casa. Para ello podemos seguir por el paseo junto al río, disfrutando de un bonito atardecer y de algunos edificios modernistas a su alrededor como, por ejemplo, el mercado. Siguiendo este paseo hacia el norte acabaremos en nuestro punto de partida. Con algo menos de energías pero con algo más de conocimientos sobre la ciudad y la cámara repleta de bonitas fotos es hora de regresar a casa!

El Ebro en Tortosa.

Visitas organizadas

Artículos relacionados