¿Qué ver en Tortosa?
¿Qué ver en Tortosa?

Si vas a visitar la ciudad de Tortosa, ya sea en un día o con una estancia más prolongada, debes tener claro cuales son los lugares que merece la pena visitar. Por suerte, en Tortosa no nos faltaran! La ciudad tiene más de 20 siglos de historia documenta, ha formado parte de bastos imperios que han ido cambiando durante el tiempo y siempre ha sido un lugar pluricultural. Esta riqueza histórica se ve claramente grabada en sus monumentos, a medida que recorramos sus calles lo haremos por su pasado. A continuación abordamos los mejores lugares que ver en Tortosa:

Lugares que visitar en Tortosa

La Catedral

Debemos iniciar la lista hablando de la preciosa Catedral de Tortosa. Cuando el catolicismo reconquistó la ciudad en el 714, el monarca Ramón de Berenguer IV decidió ceder la antigua mezquita a la iglesia. En ese entonces, el emplazamiento fue destinado a albergar una catedral.

En sus inicios se construyó una catedral que posteriormente fue derrocada para dar paso a 400 años de edificación (sí, has leído bien!). Al tener un periodo de construcción tan largo podremos apreciar trazas de varios estilos arquitectónicos, pasando por el románico, barroco o gótico.

Hoy en día, la catedral dispone de un interesante circuito turístico en su interior. Podremos visitar sus capillas, su basílica, su claustro, una parte de sus catacumbas y una fantástica exposición de arte religioso repartida por varias de sus salas.

Altar de la Catedral de Tortosa.

Las Fortificaciones Avanzadas de San Juan

Esta visita no solo es "obligada", para muchos es la favorita. Estamos hablando de unas fortificaciones anexas al castillo (el cual repasamos más adelante) que tenían la finalidad de actualizar las defensas. Construida entre los siglos XVII y XVIII, esta fortificación formaba parte de un conjunto de ampliaciones defensivas que Tortosa se vio obligada a hacer con el avance tecnológico hacia nuevos tipos de armamento, sobretodo las armas de fuego tales que cañones y fusiles.

Actualmente, las Avanza de San Juan se encuentra en muy buen estado de conservación. Su posición privilegiada en lo alto de una colina las convierten en un paradero ideal para disfrutar de unas buenas vistas de la ciudad y sacar increíbles fotografías. Vamos a disfrutar mucho investigando los rincones de este gran recinto e imaginando como debían ser las batallas de la época. Ah, por cierto, es un lugar público y la entrada es gratuita!

Foso de las avanzadas de San Juan en Tortosa.

Los Jardines del Príncipe

Bajo las fortificaciones encontramos unos bonitos jardines. Pero no son unos jardines "a secas", contienen una colección de 48 esculturas de Santiago de Santiago Hernández. Los Jardines del Príncipe son el lugar ideal para descansar un poco, y en caso de visitar Tortosa en verano, sentarnos a la sombra.

Pero el atractivo de los jardines no es solo el paseo artístico que nos proponen, en ellos también se encuentra en antiguo Balneario d'en Porcar y el acceso a la muralla, siendo la cúspide de la visita el acceso a la torre de Célio.

Una de las esculturas de los Jardines del Príncipe (Escultura "El hombre Primitivo")

El Castillo de la Zuda

Es hora de hablar del que, durante muchos siglos, fue el guardián de la ciudad. El Castillo de la Zuda es un antiguo castillo árabe que destaca sobre los demás edificios coronando la colina.

Actualmente el edificio es un parador nacional, es decir, un hotel. Aún así, podemos acceder a su patio. Vale la pena hacerlo pues cuenta con varios miradores con las mejores vistas de la ciudad. Desde esta altura, la catedral, el río, los puentes y demás edificios parecen de juguete.

Si lo deseamos, también podemos alojarnos o comer en su restaurante. Una habitación suele costar sobre los 120€, dependiendo de la época. Por otro lado, comer en el restaurante cuesta, de media, unos 38€.

Vista en prespectiva del castillo de la Zuda de Tortosa.

Los Reales Colegios

Para abordar la historia renacentista de Tortosa no hay mejor lugar que los Reales Colegios. Este complejo de 3 edificios es una clara muestra de la riqueza arquitectónica de la ciudad, que experimentó una evolución por muchas disciplinas distintas.

Destaca por su belleza el Colegio de San Jaime y San Matías, fundado en 1564, su bonito patio interior es un icono de la ciudad. Por otro lado, la iglesia de Santo Domingo fue el archivo de la ciudad durante mucho tiempo, archivo que podemos visitar junto a su exposición permanente. La visita a estos colegios no ayudará a comprender mejor el pasado reciente de la ciudad.

Patio interior de los Reales Colegios.

La Judería

Como no puede ser de otra manera cuando hablamos de historia medieval, el pueblo judío también tuvo su papel en Tortosa. En un pasado remoto se les concedió un territorio cerca del río (el actual barrio de Remolins) para ubicar el barrio judío de la ciudad en 1148. Posteriormente, en 1492, el judaísmo se prohibió en todo el imperio y el pueblo judío fue perseguido y desterrado.

Actualmente, podemos visitar lo que antaño fue la judería mediante un circuito guiado por el barrio. Durante la visita, vamos a ir descubriendo los lugares simbólicos de este como pueden ser el horno, la carnicería o la sinagoga. El recorrido está bien indicado y no dura demasiado.

Cartel de la antigua carnicería judía en la Judería de Tortosa.

El Museo de Tortosa

El museo de Tortosa es nuestro punto de inicio recomendado para visitar la ciudad. En este edificio, antiguo matadero de estilo modernista, vamos a encontrar una exposición de historia que nos permitirá contextualizar todo lo que iremos viendo durante la visita. Esta exposición esta separada en 6 apartados, empezando por la prehistoria y acabando en la época modernista, pasando por su pasado romano y árabe entre otros.

Además, en este recinto está la oficina de turismo de la ciudad, lugar donde podemos aclarar algunas dudas y comprar la Tortosa Card.

Edificio del museo de Tortosa, antiguo matadero.

Su centro modernista

No todo es visitar lugares en concreto, no nos olvidemos disfrutar del centro histórico. Andando por las calles de Tortosa vamos a descubrir pintorescos lugares, cada uno de un momento de la historia distinto.

Junto a la catedral encontramos la Iglesia de Nuestra Señora de la Cinta, en la misma plaza podemos apreciar Casa Grego con su peculiar decoración exterior. Al atravesar el "portal del Romeus" nos adentraremos poco a poco en las callejuelas del la ciudad, llenas de vida y de construcciones emblemáticas como la Casa Brunet o la Casa José Bau Vergés.

Uno de los edificios modernistas del centro de Tortosa.

El Refugio Nº4

Como en la mayor parte de las tierras del Ebro, La Guerra Civil Española castigó Tortosa con conflictos bélicos y bombardeos. No es de extrañar que, bajo estas circunstancias, la ciudad aún esté repleta de refugios antiaéreos. El refugio Nº4 está abierto al público y adaptado para dar una experiencia de visita única. En él encontraremos una exposición sobre la guerra mientras se recrean los sonidos de los bombardeos en el exterior.

Es importante saber que para visitar el refugio debemos reservar cita con anterioridad.

Uno de los túneles del refugio antiaéreo número 4 de Tortosa.

Lo Sirgador

La visita a Tortosa es de esas de andar y andar. Aún así, podemos encontrar algunos planes de relax, de esos de sentarse y contemplar. Es el caso de las travesías de Lo Sirgador, un antiguo barco tradicional que realiza cruceros por el río. Durante la visita tomaremos un vermut o un aperitivo, dependiendo de a que hora sea. Suelen realizar salidas de mañana, de tarde y de atardecer aunque esto puede variar dependiendo de la época y el día de la semana.

Lo Sirgador en su embarcadero frente al puente rojo de Tortosa.

Sus puentes y las vistas al río

Como ciudad ribereña, es casi obligado visitar el paseo a orillas del río. Durante esta caminata podremos ver como la ciudad se amolda al Ebro con sus dos puentes principales: el puente del Estado y el Puente Rojo. Desde el primero podemos ver, en medio del río, un monumento conmemorativo a la batalla del Ebro. El segundo, el Puente Rojo, era el puente del antiguo ferrocarril y el actual inicio de la vía verde.

Durante el paseo también nos toparemos otros lugares interesantes como, por ejemplo, el mercado.

El Puente Rojo de Tortosa sobre el Ebro, antiguo puente del ferrocarril.

El parque Teodoro González

Otro de los lugares donde podremos sentarnos, descansar y tomar un café en sus bares es el parque municipal o de Teodoro González. En este parque también podremos encontrar la antigua Lonja, que fue rehabiltiada para hospedar a unos inquilinos de altura, los gigantes de la ciudad.

Gigantes en la antigua Lonja de Tortosa.

Extra: Parque Natural de los Puertos

Aún no estando estrictamente en la ciudad de Tortosa, debemos mencionar este parque natural. El parque de los Puertos se encuentra muy cerca de la ciudad y ofrece a los amantes del senderismo bastas rutas por explorar. Repleto de ríos, lagos y vida salvaje, este parque bien merece una visita para desconectar de la vida urbana y acercarse un poco a la naturaleza. Cuenta con 35.050 hectáreas y 28 rutas señalizadas para hacer una buena excursión.

Una pequeña laguna en el Parque Natural de los Puertos.

Actividades recomendadas

Para poder aprovechar tu visita al máximo, sobretodo si vas con el tiempo justo, te recomendamos las siguientes actividades. Con ellas podrás disfrutar de los lugares que ver en Tortosa antes mencionados con las explicaciones de un profesional.

Contenido relacionado