Logo de Womondoo
Womondoo
Reales colegios de Tortosa
Reales Colegios de Tortosa

Los Reales Colegios de Tortosa es uno de los lugares que debemos ver en Tortosa durante nuestra visita y están incluidos en la Tortosa Card. Este recinto del siglo XVI es considerado como uno de los monumentos Renacentistas más importantes de Cataluña. Están conformados por 3 edificios de gran valor artístico, arquitectónico y cultural: El colegio de San Jaime y San Matías, la iglesia de Santo Domingo y el colegio San Jorge y Santo Domingo. A continuación los repasamos:

Los 3 edificios que forman parte del los Colegios Reales

Colegio de San Jaime y San Matías

Los Colegios de San Jaime y SDan Matías fueron fundados por Carlos I en 1564 y, en sus inicios, tenían un objetivo inicial muy claro: instruir a los hijos de los los moriscos. Con esto se pretendía que los nuevos conversos a la fe cristiana, descendientes de musulmanes, pudiesen ser evangelizados y dirigidos por la senda del catolicismo. Posteriormente, en 1610, los moriscos fueron expulsados, por lo que los Reales Colegios fueron dedicados a formar a jóvenes sin recursos. Con el paso de los años estos colegios han realizado otras funciones como seminarios, universidad o archivo.

Este este edificio es probablemente, en términos arquitectónicos e históricos, el más espectacular de los tres recintos. Su patio, de influencia italiana, destaca por sus tres plantas organizadas simétricamente entre bellos arcos y columnas. Tan solo entrar al edificio, la imagen del patio es de un fuerte impacto visual, difícilmente podremos aguantar la tentación de preparar nuestra cámara para empezar a disparar fotos a diestro y siniestro.

Aún así, no es hasta que nos fijamos en los detalles cuando nos podemos hacer una idea de la gran riqueza cultural del lugar. El escultor Francisco de Montehermoso se encargo de engalanar el icónico patio con bustos y esculturas en honor a la Corona de Aragón, profetas y apóstoles, evangelistas, judíos y moriscos ilustrados e incluso los cuatro vientos.

En la actualidad, el edificio alberga el archivo histórico de las Tierras del Ebro y solo podemos visitar su patio, suficiente para hacernos a la idea de la solemnidad del lugar.

Patio interios del colegio de San Jaime y San Matías, Reales Colegios de Tortosa.

Iglesia de Santo Domingo

Esta pequeña iglesia de estilo gótico fue construida después de los otros dos edificios que conforman la visita a los Reales Colegios de Tortosa. Esto no significa que sea un edificio nuevo, fecha del siglo XVI, aunque debe destacar su buen estado de conservación.

En el interior de la iglesia encontramos las lápidas de Baltasar Sorió y Juan Izquierdo, dos importantes personajes religiosos de la época. Otro de los elementos destacables en su interior es el archivo antiguo de la ciudad de Tortosa, un antiguo armario donde se guardaban todos los documentos municipales.

Esta iglesia fue ocupada por militares en 1835 hasta que, en 1910, fue convertida en museo. Y es este museo la que la hace especialmente interesante. En su interior encontramos una exposición sobre la etapa renacentista de Tortosa que nos permitirá visualizar el aspecto y funcionamiento social de la ciudad hace 500 años.

Exposición en la iglesia de Santo Domingo.
Antiguo armario que se utilizaba de archivo en Tortosa.

Colegio de San Jorge y Santo Domingo

El Colegio de San Jorge y Santo Domingo fue construido en 1578 y ejerció, en sus inicios, como universidad. Posteriormente, el edificio fue dedicado a estudios religiosos hasta 1835, momento en el que pasó a ser un cuartel militar.

Su construcción se atribuye a Martín García de Mendoza aunque, lamentablemente, solo se han podido conservar unos pocos elementos de su portalada. En esta, podemos observar la frase Domus Sapientae (Casa de la sabiduría) y el escudo de Felipe II.

Sobre estos colegios, debemos mencionar que no van a ser tan relevantes para nuestra visita. En la actualidad son la Escuela Oficial de Idiomas de la ciudad y no se puede entrar.

Datos de interés turístico

Actividades relacionadas

Contenido relacionado