Logo de Womondoo
Womondoo
Museo de Tortosa
Museo de Tortosa

Durante nuestra visita a Tortosa una de las paradas obligadas es el museo ubicado en un bonito edificio modernista. Este suele ser la primera parada para muchos visitantes por varios motivos. Por un lado, nos será de especial ayuda poder familiarizarnos con al historia de la ciudad antes de visitarla. De este modo, comprenderemos los monumentos y lugares que veremos en Tortosa dentro de su contexto histórico. Durante nuestro recorrido visitaremos lugares de carácter romano, árabe, modernista, gótico y barroco. Los conocimientos adquiridos en el Museo de historia Tortosa nos serán de especial interés para comprender la situación de la ciudad en cada época. Por otro lado, en el mismo recinto encontraremos la oficina de turismo de la ciudad, donde podremos ultimar los detalles de nuestra visita y, si nos interesa, comprar la Tortosa Card.

Breve historia

La historia de este museo se remonta 120 años atrás y, durante ella, el museo a pasado por distintos edificios. Cuando lo ciudad empezó a sufrir la transformación al modernismo se empezó a edificar, se arreglaron las calles y se tiraron partes de los muros. Durante este proyecto urbanístico se descubrieron varios elementos que hoy en día forman parte del museo.

El museo de Tortosa abrió sus puertas al público por primera vez en el 1900, año en el que estaba ubicado, de forma provisional, en las escuelas de la Mercè. Al cabo de 10 años, en 1910, fue movido a la iglesia de Sant Domènec, lugar en el que estaría ubicado durante más de 100 años. El museo convivió en este edificio con la biblioteca y los archivos históricos de la ciudad hasta que estos, en 1997, fueron trasladados a los Reales Colegios. En 2012, se trasladó el museo de Tortosa a su actual emplazamiento, el viejo matadero de la ciudad.

Pasillo exnterior del museo de Tortosa.

El principal promotor de este Museo fue el arquitecto Joan Abril Guanyabens. Este creó durante años una colección de elementos que formaron las bases del museo. Posteriormente, el museo amplió su colección con otras piezas donadas por varios ciudadanos.

El edificio

El contenido histórico del museo no es su único reclamo. El edificio en el que está ubicado reluce por si solo.

El antiguo matadero, obra del arquiteco Pau Monguió Segura y actual sede del museo de Tortosa, es uno de los edificios de estilo modernista más importantes de la ciudad. Se construyó entre 1906 y 1908 sobre un terreno que le ganó espacio al lecho de río con el objetivo de cumplir con las medidas higiénicas de la época. Ejerció como matadero hasta el 1997 ya que en 1998 se decidió convertirlo en el museo con las correspondientes tareas de reforma y restauración.

Fachada del museo de Tortosa, edificio modernsita que fue un matadero.

Este edificio, de arquitectura mudéjar, destaca por sus colores azul y sus tejas vidriadas. Dispone de 11 pabellones que ocupan unos 2.000 m2 de los 5.500 m2 que mide el recinto. El museo tiene destinados 5 pabellones a exposiciones, uno de ellos alberga la exposición permanente de Tortosa. En otros pabellones podemos encontrar salas audiovisuales, salas de congresos y otras de dedicadas a exposiciones temporales.

La exposición permanente

La exposición permanente del Museo de Tortosa nos brinda la posibilidad de retroceder en el tiempo para descubrir la evolución de la historia en la ciudad. En uno de los pabellones, de aproximadamente 600 m2, encontramos este recorrido en el tiempo que va desde la prehistoria hasta la época modernista. La exposición está divida en 6 apartados repartidos entre los dos pisos de la sala:

  1. Los orígenes
  2. Los Íberos
  3. La época romana (la ciudad de Detrosa)
  4. La época Árabe (la ciudad de Turtusha)
  5. La Corona de Aragón
  6. La época modernista
Apartado dedicado a la etapa árabe en el museo de Tortosa.

El museo de Tortosa dispone, hoy en día, de 4136 elementos de índole muy variada. Podremos ver desde utensilios prehistóricos hasta herramientas de los últimos artesanos tortosinos, pasando por funerarias romanas, instrumentos árabes o capiteles góticos. También dispone de esculturas de artistas de la ciudad. Algunos de elementos museísticos son propios, otros han sido cedidos por otros museos: el Museo Nacional Arqueológico de Tarragona, El Museo Tierras del Ebro o el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Entrada a la exposición del museo de Tortosa.

Datos de interés

Actividades relacionadas

Artículos relacionados