Noruega

Guía de viaje ideal para viajar a Noruega sin perderse nada

Unas primeras palabras

Un destino excelso para los amantes de los países nórdicos y la exploración improvisada bajo la atenta mirada de las Auroras Boreales. Viajar a Noruega es, sin duda, uno de los planazos más comunes donde decidimos pasar, ya no solo nuestras vacaciones, sino también un viaje para experimentar una naturaleza imposible, alimentar nuestra vena de astrofísicos o, simplemente, aislarnos de la rutina que nos tiene oprimidos.

En esta guía os vamos a contar cómo visitar este maravilloso país con las máximas facilidades posibles, a la vez que indagamos en qué lo hace tan especial.

Información general

Considerada el corazón de la Laponia, Noruega es un país no solamente reconocido por sus beneficios económico-sociales, sino por albergar uno de los paisajes más increíbles de nuestro planeta, el famoso Sol de medianoche y una cultura riquísima y llena de matices que nos transportan más allá del Neolítico.

Perteneciendo originalmente a la cultura Sámi, el primer pueblo humano que ocupó estas tierras antes de ser desterrados por la civilización moderna, las fronteras políticas de Noruega nunca han determinado el enriquecimiento mutuo con el resto de la Laponia. Incluso con Rusia, con la cual lucharon la famosa Guerra de Invierno en 1939, unos meses antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial.

No obstante, Noruega avanza a la cima de las vacaciones invernales gracias al espectáculo de las Auroras Boreales, la maravilla astronómica por excelencia que podemos disfrutar a ojo desnudo desde la superficie de la Tierra sin ayuda de tecnología alguna. Nunca nadie ha quedado indiferente con ello; nunca nadie ha osado repetir la experiencia.

Pero, ¿cómo encaramos un viaje que podría ser el de nuestras vidas?

Vamos a ello.

¿Por qué visitar Noruega?

Sin duda, los motivos para visitar Noruega pueden ser muchos y muy variados. Aquí, no obstante, nos vamos a centrar en por qué lo recomendamos y, por lo contrario, por qué deberíais evitar vuestra visita a este país. Dicho con otras palabras, la parte negativa de dicho viaje, para no ser demasiado duros con ello cuando no es ni mucho menos nuestra intención.

Recomendamos visitarla por:

  • Su propuesta cultural que, según de donde vengamos, chocará sin piedad contra nuestro estilo de vida. Empezando por el Pueblo de los Sami, la civilización original de estas tierras, atravesando su territorio, rehabilitado hoy en día para poder comulgar con sus tradiciones y entender quiénes eran y quiénes son.
  • En las mismas montañas podremos interactuar con el animal más simbólico de Noruega: el reno. Entenderemos cómo viven y cómo sobreviven, siendo incluso capaces de, en el caso que él lo permita, montarlo como si fuéramos Papá Noel (si te gusta este tema en especial, no te pierdas nuestro post sobre la Laponia de Papa Noel).
  • Sumando a todo esto, como hemos comentado, las Auroras Boreales suelen ser el motivo principal para visitar este país y maravilla natural. El viento solar, transformado en llamaradas verdes como una pradera esparcida por el aire, ilumina nuestros ojos, revelando la magia que esconde cada rincón del cosmos. Irónicamente, este punto nos lleva al primer motivo por el cual no recomendaremos a ciertas personas visitar este lugar…

No recomendamos visitarla por:

  • Sus extremas temperaturas en invierno pueden llegar a provocar congelación y graves problemas pulmonares si no vamos bien preparados o, por otro lado, siendo conscientes que esto no es como ir a Pamplona en Enero con una chaqueta y bufanda. No. Aquí las temperaturas pueden llegar hasta más de los -40ºC. Sed perfectamente conscientes de ello.
  • Otro problema para muchos suele ser el extremismo solar o nocturno presente siempre en los países de la Laponia. Al estar tan cerca del polo norte, la rotación del planeta funciona radicalmente diferente, dándonos 6 meses de luz contigua y, por el contrario, 6 meses de oscuridad donde lo máximo que se ve el Sol es como si fuera un precoz amanecer.
  • Además de esto… No. Nada más. Incluso estos puntos son más cosa nuestra que del país en sí. Tan maravilloso es que incluso no tiene aspectos negativos per se, sino percepciones humanas de calibre cuestionable.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de iniciar tu viaje a Noruega?

Como todo viaje al norte del mundo, todo dependerá de la época del año en la que decidamos saltar de clima y civilización.

Si optamos por el verano, algún que otro jersey será importante, aunque no siempre imprescindible. También hay que tener en mente equipar material de senderismo, pues la época marcada por el solsticio de verano es ideal para ascender a los cielos del mundo sin miedo de acabar formando parte indirecta de su gélido paisaje.

En el caso invernal, debéis arrasar con cualquier ropa que incorpore la definición o términos “nórdico”, “calentito” o “capaz de evitar una pulmonía”, y ponerla inmediatamente en vuestra maleta o lo echaréis en falta el momento que pongáis un pie fuera del avión. Teniendo en cuenta las temperaturas medias cuando queramos ver las Auroras Boreales (-20ºC), a veces nos daremos cuenta que no disponemos de vestimenta existente para soportar vientos que dan un nuevo significado al concepto “gélido”. En ese caso, si vais por libre, cuando lleguéis a destino comprad sin falta ese abrigo de triple capa. Por el contrario, si habéis contratado un tour, los mismos organizadores y guías tendrán ropa especial para vosotros.

Aurora Boreal en Finlandia durante una visita.

Registro previo a viajar al país

Por lo que conviene a las visas, todo se resume en el pre-registro que hemos comentado en la lista anterior. En el caso de tener que quedarnos más de 90 días en el país, necesitaremos un permiso de residencia del gobierno Noruego.

Niveles de precios y presupuesto estimado

¿Es Noruega un país caro? Depende de a quién preguntes. Para un inglés o un propio noruego ronda una media normal tirando a cómoda. Para alguien que venga de países mediterráneos o América del Sur, Noruega puede destruir nuestro patrimonio personal si no estudiamos cada producto con la determinación de un investigador de moléculas atómicas.

Para que os hagáis una idea: el precio medio de una compra razonable para dos personas puede rondar entre los 50 y 60€ para simplemente cubrir lo básico. Comer en un restaurante para 2, con dos platos y postre, 90€ de media. El alquiler razonable son 1000€ al mes y la ropa no baja de 300€ en un set completo.

La cosa está en los sueldos. En Noruega, el nivel de vida es más caro para un mediterráneo porque nosotros, de media, no superamos los 2.000€, siendo el salario mínimo español inferior a los 1.000€. Allí, un joven de 21 años puede estar cobrando ya 30.000 coronas, el equivalente a 2600.01EUR o 2814.92USD mensuales en un mal día.

Teniendo en cuenta todo esto, vuestro presupuesto estimado para disfrutar de un buen viaje puede rondar de los 5.000€ de mínima hasta 10.000€ para ir más cómodos que un Vikingo desnudo en Groenlandia.

No es la respuesta más tentadora, pero es la cruda realidad de la economía que nos rodea.

Monedas Coronas Noruegas

Opciones de visita barata y trucos para ahorrar

Las opciones baratas brillan por su evidencia. La primera y más clara es el hecho de contratar tours económicos, pero de gran calidad (que existen), para poder experimentar cada gramo de magia que esconde el país de las luces nórdicas.

En nuestra misma página podéis navegar entre diferentes opciones calidad/precio que no os dejarán indiferentes y podréis hallar ese tour perfecto y totalmente económico, pues debéis compensar respecto a conceptos como comprar comida.

Partiendo de esta idea, buscad siempre cadenas de supermercados más generales y no tiendas locales porque, aunque siempre hay que priorizar el pequeño negocio, en vuestro caso os sale más a cuenta darle amor y cariño a cada moneda que abandone una cartera con complejo de inferioridad.

En lo referente a ahorrar seguid los mismos principios descritos, pues tanto construir una experiencia asequible cómo relativizar el papel moneda van de la mano a la hora de equilibrar una economía personal más quebrada que Wall Street en el 1929.

Seguridad general

Por lo general, Noruega es un país muy seguro.

Si bien los pequeños robos se han elevado un tanto por ciento los últimos años, las zonas centrales de Oslo y Bergen son las potencialmente “más peligrosas”. Si lo comparamos con el centro de otras capitales, podríamos ir vestidos de oro y correríamos menos riesgo que en otros países que no tienen la misma suerte.

Dicho esto, los mayores accidentes nacen de las mismas condiciones climáticas o el poder de la naturaleza que la mano humana directa.

No obstante, nunca está de más tener los 5 sentidos focalizados y practicar el noble arte de la precaución.

Sanidad, salud y seguro médico

Para los habitantes de Noruega, la sanidad es totalmente pública. Para los turistas o no nativos, la situación varía un poco. A partir de los 16 años hay que pagar una media de 2000 coronas noruegas (173.33EUR o 187.66USD) para entrar en el sistema sanitario estatal.

Teniendo en cuenta que los seguros médicos privados son un lujo casi inexistente debido un mercado más limitado en este contexto, todo el mundo está cubierto por la sanidad pública, dejando la privacidad médica en caso de impaciencia para ser atendido. Hay que tener en cuenta, pero, que la calidad de la sanidad, tanto pública como privada, es exactamente la misma.

En lo que respecta a encontrar un médico personal, es la función más sencilla de Noruega, pues se te asigna uno al entrar en el Registro Nacional. Si no, siempre lo puedes elegir de la lista aprobada por el gobierno.

En lo que respecta al embarazo, las mujeres tienen cubiertos todos los gastos durante el embarazo y el parto por parte del sistema noruego.

Mejor época para viajar a Noruega

Viaje en verano

Los viajes veraniegos a Noruega suelen estar centrados en visitar los parajes naturales que ofrece el país y practicar el senderismo, pues, durante las estaciones invernales, el clima, la ausencia de luz y de calor imposibilita dicha rama turística, a no ser que tengamos un deseo precoz de morir congelados en medio de la nada.

Hay que tener también muy en cuenta que las luces nórdicas son imposibles de ver en esta época, pues debemos esperar a la temporada nocturna para optar a un visionado de película.

Chico de excursión por Noruega.

Viaje en primavera

Esta época combina tintes de verano respecto al tipo de viaje a realizar y nostalgia de un invierno en decadencia. Lo peor de todo es que no salimos al 100% beneficiados en nada, pues las luces nórdicas pierden mucha calidad a ojo desnudo y no hace suficiente calor para embarcarnos en una excursión de más de 2 o tres horas. Recomendado para los que quieren más bien visitar las ciudades.

Lago de Noruega.

Viaje en invierno

La época de la astronomía y las sopas cargadas de llamaradas gustativas. El invierno noruego es de los más duros del mundo, y ya no por vivir en una noche permanente, sino porque las temperaturas rozan mínimos que muchas zonas de Europa considerarían una tragedia climática. No obstante, la atracción principal son, como era de esperar, las Auroras Boreales, pues están en su punto más álgido y pueden ser disfrutadas con una regularidad insultante cada noche despejada y con el cosmos recibiendo toda nuestra atención.

Pueblo de Noruega en otoño.

Viaje en otoño

Parte de la misma base de la primera pero con ciertos roles cambiados. Al proceder del verano, las temperaturas nos pueden permitir más horas para escalar montañas y darnos el primer acto de las Auroras, si cogemos finales de Octubre como contexto temporal para nuestro traslado puntual a esas tierras donde la luz sufre de trastorno bipolar.

Propuestas de itinerario

1 semana

En tan reducido tiempo, si bien es posible hacer una ruta bastante completa, deberíamos focalizarnos bien en lo que queremos ver. Según la época del año, nuestra propuesta puede variar radicalmente pero, en términos generales, nos centraremos en la época invernal por el simple hecho que siempre, insistiendo en esta unidad temporal, debéis incluir las Auroras Boreales como máxima prioridad. A partir de aquí, priorizar el tridente Oslo, Bergen y Tromso también queda claro y, si queremos tener una experiencia mínimamente completa, guardaremos otras experiencias para el siguiente apartado.

15 días

Sumado a todo lo anterior, en 15 días tendremos la oportunidad de expandir nuestro viaje y poder visitar el Pueblo de los Sámi, los renos del norte, los Alpes Lyngen… Siempre es importante dedicarle el tiempo necesario a cada apartado, pues es mejor disfrutar en la totalidad de menos aspectos que muy poco de muchos.

1 mes

En un mes tenéis la oportunidad de hacer un viaje muy completo, ya no solo porque podréis dedicarle muchas horas a cada cosa que hemos comentado, sino porque tendréis el lujo de disfrutar de los pequeños detalles; esos pueblo perdidos entre la espesura, costumbres y estudio antropológico. Los fiordos de Bergen; glaciales; montes, montañas y turismo natural controlado… Una experiencia única que requiere de una guía absolutamente completa.

¿Cómo llegar a Noruega?

Normalmente, tanto si venís de cualquier país americano, España o Estados Unidos, los vuelos directos desde los aeropuertos principales de cada lugar son la opción más lógica. Y, aunque algunos puedan hacer escala en capitales Europeas, los vuelos a Noruega suelen durar un máximo de 8 o 10 horas.

Partiendo de esta base e idea, vamos a repasar los Aeropuertos principales noruegos para saber cuál nos interesa más según nuestros objetivos a la hora de encarar ese viaje soñado:

Aeropuerto de Oslo

El aeropuerto de la capital Noruega nos permite alcanzar un punto céntrico, políticamente hablando, y, como punto de partida de nuestro viaje, nos puede dar una posición estratégica interesante a la vez que planteamos nuestras rutas.

Aeropuerto de Bergen

La que es para muchos la capital espiritual del país, la distancia mínima que separa las dos metrópolis noruegas por excelencia no justifica escoger una por encima de la otra a parte de que, obviamente, nuestro destino sea una o la otra.

Aeropuerto de Tromso

El destino ideal si queremos aterrizar en el corazón de la Laponia y experimentar la cultura Sámi en su totalidad. Además, Tromso ofrece paisajes y opciones turísticas cargadas de pureza y patrimonios universales.

Transporte y movilidad

La infraestructura de transporte noruega es de una calidad exquisita, pues presenta una red de autobuses y ferrocarril donde se ha cuidado cada detalle junto con la opción de viajar por mar con ferris.

Si eso no fuera suficiente, los bonos de transporte mensual, valorados en 74€, son totalmente imprescindibles, pues te permiten moverte en libertad y, en el caso de ser agotados, se pueden recargar de nuevo para seguir disfrutando de unos servicios envidiables para cualquier europeo medio.

En el caso de tener vehículo propio, desde 2013 entró en vigor el Permiso Único Europeo, el cual permite a cualquier ciudadano de la Unión Europea (o Espacio Económico Europeo), conducir libremente y sin necesidad de trámite o burocracia alguna.

En otras palabras: el tema de transporte resta excelso en Noruega y Laponia.

Tren cruzando los fiordos de Noruega.

Ciudades y zonas principales a visitar

Oslo

La capital actual del país Nórdico, Oslo, es la ciudad más poblada del país. Siendo su centro político, punto central económico y fuente de cultura nacional, este lugar resulta en la tercera ciudad escandinava más poblada del mundo, solo por detrás de Copenhague y Estocolmo. Con una población de un millón y medio de habitantes, Oslo constituye una superficie de 144 kilómetros cuadrados, siendo solo 7 de carácter rural, dejando la agricultura a otras zonas más apartadas del país.

Oslo fue reconocido como municipio a mediados del siglo XIX, separándose de la provincia de Akershus y consiguiendo así su independencia absoluta en 1842. Cien años después absorbió el pueblo de Aker, haciéndolo totalmente suyo, y se convirtió en la capital del país lapón, quitándole ese honor a Bergen.

Foto de Oslo

Bergen

Conocida como la ciudad de los motes, Bergen, el corazón de los fijordos de la Laponia Noruega, es la segunda ciudad más grande del país aunque es percibida más como un pueblo pequeño compactado de encanto y carácter urbano y activo.

Desde casas en colinas, estatuas de los enanos, el miedo a los Trolls… Bergen es tan especial que la Unesco le ha cedido varias veces el honor de patrimonio de la humanidad con, por ejemplo, The Hanseatic Wharf, representando el tiempo donde Bergen era el centro neurálgico de todo el comercio entre Noruega y el resto de Europa.

A parte, podemos disfrutar de varios museos, tiendas únicas del lugar, galerías de arte y el famoso mercado del pescado, donde encontraremos el mejor producto marino existente.

Paisaje aéreo de la Bergen nocturna

Tromso

Tromso, con el paso de los años, ha ido ganando cada vez más referencias como sitio único para ser visitado. El atractivo del lugar, más el hecho que su turismo de carácter astronómico con las Auroras Boreales, la han convertido en una prioridad al mismo nivel que Bergen o Oslo.

A parte, Tromso es un punto cultural muy importante por el hecho de conectar directamente con la cultura Sámi a unos 40min de la ciudad con tours personalizados e incluso la posibilidad de adentrarnos a sus poblados, donde aprenderemos sobre su cultura, gastronomía e historias alrededor de hogueras inmortales.

Foto de Tromso

Actividades que no te puedes perder

Las Auroras boreales

Nunca una tormenta solar había sido tan atractiva. Las luces del norte es el atractivo turístico más importante de Noruega y la razón por la que miles de personas deciden aguantar temperaturas imposibles para contemplar a ojo desnudo esta maravilla natural.

Con golpes verdes de calibre plasmático, Las Auroras han creado una industria muy importante pues, si bien se pueden contemplar desde toda la Laponia, Noruega es el lugar donde la nitidez y belleza del firmamento alcanzan sus picos más marcados. Gracias a ello, ciudades como Tromso han pasado de ser una referencia local a la envidia internacional.

Es muy evidente que, si decidís ir a Noruega, es en parte importante por este fenómeno único que, sin lugar a dudas, debemos experimentar como mínimo una vez en nuestras vidas.

Trineos tirados por Huskies

Empatizando así con la llegada de la penicilina a los pueblos nórdicos, si así lo deseamos podremos visitar los lugares donde se practica a día de hoy el noble arte del trineo tirado por Huskies. Hace muchos años, desde el s. XX e incluso más, los noruegos se desplazaban por todo el territorio usando los trineos arrastrados por tan magníficos animales y descendientes más directos de los lobos.

Si os véis con corazón de probarlo, podréis subiros a uno de estos trineos y hacer una ruta controlada y tirados, no solo por estos perros, sino por expertos que no dejarán que os ocurra absolutamente nada.

Trineos pertenecientes a la Laponia noruega.

El pueblo de los Sámi

No solo basta con saber de la civilización más antigua de la Laponia, los Sámi, sino también ser conscientes de su aportación a día de hoy junto con todo lo que sufrieron cuando se empezó a conquistar dicho territorio por la “civilización moderna” o, en otras palabras, las personas que les invitaron a irse.

Viviendo siempre entre las colinas plateadas inundadas de nieve, los Sámi tenían una cultura y ritos muy marcados evolucionados a partir de una vida en armonía con la naturaleza, donde se alimentaban principalmente de estofados de reno, carne de reno y… bien, de reno.

Hoy en día podemos pasar unas horas con los descendientes directos y actuales Sámi en un poblado cerca de Tromso e integrarnos con ellos como si fuéramos un antropólogo realizando una nueva etnografía.

El pueblo de Sámi en la Noruega de principios del siglo XX.

Otras actividades

Dentro de las posibilidades en el campo de actividades variadas y únicas, Noruega, como es evidente, presenta la posibilidad de basarse en su clima y condiciones naturales para practicar cosas como:

  • Circular con una moto de nieve por las laderas y montañas más blancas en el horizonte visible.
  • Pasar noches en hoteles de hielo esperando no quedar congelado durante la noche.
  • Partir de la filosofía mochilera para recorrer tanto territorio como sea posible.
  • Practicar deportes únicos como el trekking o hiking por las montañas nórdicas o, incluso, atrevernos con el piragüismo por ríos donde el agua redefine el concepto de las bajas temperaturas.

Tradición y folclore

Aparte de evitar ser repetitivos con las Auroras, trineos, renos… Noruega parte de un Folclore clásico a la hora de hablar de leyendas y mitología.

Si bien dicha mitología es la nórdica, la cual determina una doctrina politeísta donde estamos gobernados, principalmente, por Odín junto a su hijo Thor; debemos soportar las malechorias de Loki y vigilar que no nos coma el Fenrir.

Dicho esto, hay una criatura característica que siempre ha gobernado los cuentos e historias tanto de terror y de moralidad a repartir: los Trolls. No os confundáis, esta no es la variante de seres relativamente pequeños que molestan ligeramente sino de monstruos que pueden variar desde un tamaño similar a un árbol hasta competir con la celestialidad de una montaña. Se dice que varios son los cazadores que se adentran en los bosques noruegos para hallar esas criaturas aunque, normalmente, desaparecen o perecen antes de poder contar sus historias personales.

Estatuita de un Troll.

Música y festivales

Conocido por el país, junto a Finlandia, que se vale de esa combinación única de rock y metal (Nightwish, Poets of the fall), Noruega organiza muchos festivales de música nórdica durante el año, siendo los principales los siguientes:

Oya Festival, Oslo

Iniciado en 1999, el Oya festival de Oslo es considerado hoy en día como la excelencia en lo que se refiere a festivales musicales nórdicos. Celebrado anualmente, este festival se sitúa siempre en el exterior y dura un total de 4 días donde salen al escenario la élite de la música de la Laponia.

Gladmat, Stavanger

El festival de gastronomía nórdica más grande de Escandinavia tiene lugar, durante 4 días, en la localidad de Stavanger, Noruega. Reuniendo a más de 200.000 personas, el festival de Gladmat reúne tanto a chefs amateurs como profesionales para fusionar sus cocinas y producir algo extraordinario.

Nordlysfestivalen, Tromso

Un festival de música dedicado a las Auroras Boreales. Esta magnífica idea se lleva celebrando desde hace más de 30 años en la gran ciudad de Tromso. No solo se basa en conciertos nocturnos en pleno invierno, sino también la oferta de master classes por parte de músicos de todo el mundo.

The Peer Gynt Festival

Basado en el poema antológico de Henrik Ibsen sobre la vida de Peer Gynt, este festival está dedicado a la celebración de su figura. Esta congregación convoca a los mejores actores y músicos del país para producir la mejor producción teatral posible. Organizado totalmente por voluntarios, el objetivo de este festival es celebrar, y recrear, las tradiciones más emblemáticas del país.

Saint Lucia's Day

El festival de la luz de Santa Lucía es celebrado religiosamente cada 13 de diciembre. Esta celebración tiene lugar para dar la bienvenida a la navidad festejando la vida de esta santa con actividades como canto, disfraces emulando a Lucía junto con objetos capaces de emular cómo esta santa aporta luz a la más densa de las oscuridades.

Ice Music Festival

Forjado en 2006 por Terje Isungset, el festival musical del hielo es único en su especie dado a una característica realmente especial: desde los instrumentos y cualquier arte involucrado, todo debe estar hecho solamente con hielo. Aparte de este pequeño detalle, todo se desarrolla como un cualquier festival musical, con la diferencia que este reza a Odín y Thor para que el Sol no ose alzarse o perderán por completo su material.

Riddu Riddu, Northern Troms

Iniciado en 1991, el Riddu Riddu festival tiene lugar por un único motivo: la celebración de la cultura Sámi, la civilización más antigua de Noruega y la Laponia. Esta congregación cultural también sirve de impulso para que los descendientes de esta gente no tengan miedo de gritar a los cuatro vientos de dónde proviene su sangre y ancestros.

Turismo ecológico

Noruega es siempre puesta como ejemplo de cara al resto del mundo como la industria ecológica por excelencia.

Muchos de los tours por los fiordos y montañas nórdicas están creados a partir de una experiencia totalmente sostenible, experimentando así la naturaleza como debe ser contemplada: virgen y abstente de la mano humana.

Sumado a este concepto, la naturaleza permite, priorizando el máximo respeto a la misma, la realización de ciertos deportes característicos del país gracias a la existencia de sus fiordos y rascacielos rocosos. Estos deportes suelen ser el senderismo y rutas montañosas, sobre todo en verano; Kayak también en temporadas más calurosas por los ríos y lagos noruegos y, cómo no, el esquí por las laderas pálidas que definen el concepto de adrenalina y la sensación de libertad.

Si el deporte se convierte en algo tedioso, os podéis dirigir al norte del país y visitar Lofoten, donde, desde medianos de octubre a medianos de enero, podéis embarcarnos en un safari ecológico donde podréis contemplar y estudiar la vida de las águilas marinas, focas y varios tipos de ballenas.

Dejando dichos deportes más extremos aparte, este modelo turístico podría ser perfecto para viajar con niños. Además de no pagar hasta ciertas edades e, incluso así, abonar precios muy reducidos, pueden ser educados y mentalizados en la importancia de cuidar nuestro planeta y quererlo para que no sea destruido por las políticas de la avaricia patentadas por la industrialización forzada.

Contexto histórico

La historia moderna de Noruega nace con la era Vikinga de la alta edad media, concretamente en los siglos VIII y X. No obstante, después de su unión como un solo reino en el año 900, Noruega adopta la religión cristiana 100 años después y se mantiene en este mismo contexto hasta el 1536, cuando su independencia es destruida por su unión con Dinamarca.

Si bien más tarde se unirá con Suecia, esa alianza solo durará 100 años, pues en 1905 el parlamento noruego proclama su independencia de todo país y, justo 8 años después, el sufragio universal es permitido a las mujeres.

Ya acercándonos a la época más oscura de nuestra historia reciente, la Laponia, excepto Rusia, declaran neutralidad mutua durante la Primera Guerra Mundial. Aunque, si bien Noruega se une a la Liga de Naciones en el 20, el crack de Wall Street destruye parte de su economía moderna que la lleva a una crisis importante hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Después de la Guerra de Invierno y un siglo XX cargado de conflictos económicos debido a la cantidad de petróleo existente en el territorio, la edad actual se presenta con los problemas más comunes. Destacando en 2011, concretamente en julio, la masacre terrorista más terrible sucedida en la historia moderna de Noruega. El fascista Anders Behring Breivik patentó un ataque bomba y tiroteo, matando a 70 personas por el camino. En 2012 fue declarado a 21 años de cárcel.

A día de hoy, Noruega es considerado el mejor país del mundo para vivir según la votación popular a escala mundial. Así que puede ser que, lo que empiece con un viaje, acabe en un destino prematuro.

Flora y fauna

La naturaleza de Noruega es la atracción principal para los turistas; su vasta variedad de flora y fauna impone gratamente para crear un contexto natural paradisíaco.

Los bosques cubren hasta un 29% del total de Noruega; bosques cargados de maleza nacen y viven en la parte sur del país, cerca de los distritos de la costa. Diferentes especies de árboles pueblan el reino de los Trolls, donde se esconden de toda presencia humana o, en el peor de los casos, atacan sin piedad.

Al desplazarnos al este o el norte, el número de bosques de pinos aumentan descaradamente, creando un paisaje donde las piñas crean una alfombra rústica en una superficie húmeda y llena de vida.

Siguiendo la estrella polar para no perder el rumbo, la misma zona mencionada presenta mantos de flores silvestres y, junto a toda su colección de fiordos, se halla la fauna más compleja del país. Durante un viaje a Noruega encontraremos todo tipo de animales marinos, destacando las ballenas y focas como los habitantes principales, junto con el Salmón, de este paraíso nórdico.

Cola de una ballena en Noruega.

Situación económica

La economía noruega está posicionada en el número 28 dentro de la escala mundial registrada en 2021. Este país siempre ha conservado una regularidad envidiable durante los años, mejorando sobre todo en el campo económico judicial a partir de los derechos de propiedad y otros quehaceres.

En el rango europeo, Noruega se halla en la decimoquinta posición respecto al resto de países de la Unión Europea.

No obstante, no todo son elogios y positivismo respecto al capital. Por desgracias, unas tasas demasiado elevadas e inversiones pésimas del gobierno nacional se han convertido en los obstáculos principales contra la evolución económica.

El problema nace en los ingresos a las arcas estatales se basan en la producción y venta de petróleo, gas natural y energía eólica, llevándolo a dos tercios de la economía total.

La Gastronomía

Este noble arte no es lo más destacado que podemos encontrar en Noruega. No obstante, este territorio nórdico parte de la excelente filosofía de solo utilizar producto fresco, sobre todo pescado y marisco, para crear sus platos, los cuales acaban disfrutando miles de personas con una sonrisa en los labios.

Aunque la cultura del fast food no existe, lo más cercano a ello serían los estantes de salchicha de reno encontrados por las calles de las grandes ciudades. Otro plato típico sería un arroz de pescado aunque, al final, la cerveza y el vino local elevan todos estos conceptos en su totalidad.

Hablando de renos, los platos más reconocibles se basan en la carne de este animal único del norte terrestre y, si bien hay saber cómo cocinarla, la hamburguesa basada en su carne es de lo más popular y reconocido internacionalmente.

Salsichas noruegas.

Conclusión

Esperamos de corazón que esta guía tan larga y completa, no solo os inspire a visitar este maravilloso país, sino que, gracias a ella, podáis disfrutar de un viaje trascendental y podáis inmortalizarlo en forma de recuerdos imborrables.

Actividades destacadas

Contenido relacionado

¿Qué te ha parecido este artículo?