Rabat

Visitar Rabat, la bonita capital de Marruecos

Rabat sorprende a los visitantes. Se considera una ciudad poco turística, pero la realidad es que puedes disfrutar de sus precioso monumentos emblemáticos sin apenas colas.

Perderse por la medina de la ciudad es una experiencia única, un continuo contraste de sensaciones con una gran mezcla de colores y ricos olores que proceden de los productos frescos que se venden.

Además, si has visitado Marrakech o Tánger, te darás cuenta de que en Rabat los vendedores no te agobian para que compres, ya que no es una ciudad tan turística como las dos anteriores.

En cuento al clima, cabe destacar que el tiempo es más frío que en la zona sur del país, con nubes durante el invierno, preciosos amaneceres en los que la ciudad se despierta bajo una espesa niebla que procede del mar.

Viajar a Rabat es visitar una ciudad con un encanto único y muy especial, por ello si tienes la suerte de poder visitarla, no puedes perderte los siguientes lugares:

La medina de Rabat

Cuando termina la oración de la mañana se monta el conocido mercado intramuros, con calles repletas de puestos de naranjas, piletas de aceitunas, pirámides de especies que visten el mercado con sus llamativos colores. También hay incluso gallinas, patas de camello para vender, hornos de pan y dulces con té recién hecho.

La Medina de Rabat es una de las mas grandes de todo el país y el recorrido comienza en las puertas del recinto amurallado.

Panorámica de la Medina de Rabat durante el atardecer

El zoco de oro

Esta es una de las zonas más cotizadas de todo el centro de la ciudad y es donde se encuentra el conocido distrito de los joyeros de Rabat, llamado Souk es Sebat.

Esta calle, también llamada la calle de las frutas y las telas de colores, se encuentra bajo un techo repleto de juncos donde podemos encontrar varios artesanos de plata y oro, con destellos de lámparas que se mezclan con el inconfundible olor de las babuchas y el cuero.

Avenida de Mohamed V

Muy cerca de la muralla nos encontramos con la fachada más moderna de toda la ciudad. Cuenta con una gran mezcla de edificios coloniales donde destacan las mansiones de estilo europeo, las tiendas, cafeterías, el famoso Teatro Nacional y la estación de tren.

La avenida principal de la ciudad repleta de coches y palmeras

La kasbah de los Udayas

Este es uno de los lugares favoritos de los turistas que visitan la ciudad. Consta de una fortaleza de estilo medieval, donde se encuentra el arco de Bab el Kebir, que es por donde se accede a la Alcazaba de los almohades.

Esta antigua fortaleza recuerda a los encantadores enclaves de las calles pintadas de blanco y azul de las ciudades de Chefchaouen y Assilah.

También hay una preciosas fuentes de mosaicos de colores, puertas cubiertas de buganvillas y tiendas repletas de kaftane y chilabas. La muralla de la fortaleza termina al borde del Atlántico, donde comienza el paseo marítimo.

La entrada principal a la kasbah de los Udayas repleta de palmeras

El puerto de Rabat

Justo debajo de la Alcazaba se abre la playa y se encuentra el conocido puerto de Rabat, uno de los más importantes de todo Marruecos.

Este paseo es perfecto para tomar algo mientras que cae la tarde y disfrutar de unas buenas vistas, ya que la luz del sol cuando se va se refleja sobre la antigua kasbah.

El barrio de Salé

Si nos dirigimos a la plaza rectangular de la Alcazaba, se puede llegar a ver el conglomerado de pequeñas casas que pertenecen a este pintoresco barrio de Rabat, justo al otro lado del río Bu Regreg.

El barrio está integrado en la ciudad, aún que antiguamente fue fundado por exiliados andalusíes que acabaron convirtiéndose en temibles corsarios que atemorizaban las costas de Andalucía.

Panorámica del puerto de la ciudad con barcas y la medina de fondo

La Torre de Hassan

Esta famosa torre está rodeada por un bosque de columnas, justo al lado de la mezquita de la ciudad. Esta torre te resultara conocida, ya que este minarete responde al mismo estilo arquitectónico que el de la Giralda de Sevilla y el de la Kutubiyya de Marrakech.

Aún que de la mezquita tan solo queda la parte que se salvo del horrible terremoto que azotó Lisboa y también llegó hasta Rabat en una escala menor que en la ciudad portuguesa.

La torre rodeada de pequeñas columnas en la plaza

El famoso mausoleo de Mahamed V

Al lado de los restos que quedan de la mezquita de la ciudad se encuentra el mausoleo de Mohamed V, otro de los lugares imprescindibles que ver en Rabat, donde descansa el rey.

Este sepulcro real de estilo clásico árabe-andaluz, fue construido entre los años 1961 y 1971 tanto para enterrar al monarca como para que también guarden descanso sus hijos.

Panorámica del Mausoleo en la plaza rodeado de pequeñas columnas

Necrópolis de Chellah

Esta zona de la ciudad se encuentra en la periferia, por lo que si tan solo te quedas un día en la ciudad es probable que no te de tiempo a visitar esta zona.

Si por lo contrario vas a estar un par de días en Rabat, nosotros te recomendamos que cojas un taxi que te lleve hasta Necrópolis de Chellah para descubrir los maravilloso vestigios de un antiguo asentamiento romano y medieval, que con los años acabó convirtiéndose en un cementerio de la vieja Salé, también conocida como Sala Colonia.

La entrada principal de la muralla de la necrópolis

¿Dónde alojarse en Rabat?

Uno de los lugares más especiales donde alojarse en la ciudad es un riad tradicional, un patio típico donde podrás disfrutar de riquísimos desayunos con pan de pita, té de menta, zumo, miel, etc.. Además, las terrazas de algunos riads dan a la parte vieja de la ciudad y tendrás unas preciosas vistas de los tejados de las casas y edificios más emblemáticos.

Normalmente estos establecimientos son gestionados por una familia local que vive en el centro de la ciudad, en plena medina.

¿Dónde comer en Rabat?

Las opciones para comer en Rabat van desde la opción más económica, por 7 Dírhams (0.65EUR) puedes conseguir un bocata delicioso, a restaurantes de lujo.

En las calles principales de la ciudad puedes encontrar los mejores pasteles de leche, el postre más típico de la ciudad de Fez y de Rabat. El lugar donde las venden se llama Dar el Medina.

¿Que ver cerca de Rabat?

Los lugares que se encuentran cerca de la ciudad de Rabat y que merece la pena conocer son entre otros Casablanca, a dónde se puede llegar en tren y así en un día poder ir a visitar su famosa mezquita.

Muy cerca también está Meknes, una preciosa ciudad imperial que puede recordarte a los preciosos palacios de la ciudad de Marrakech, pero con mucha menos cantidad de visitantes.

La puerta principal de la Medina de la ciudad de Meknes

Mapa turístico de Rabat

Actividades relacionadas

Relacionado

¿Qué te ha parecido este artículo?