Castillo Rosenborg Portada

Castillo de Rosenborg: Guía de esta joya renacentista de Copenhague

Rodeado por unos impresionantes jardines que son un atractivo turístico en sí mismos, el Castillo de Rosenborg es una ventana única al pasado de Dinamarca. Nos sumergiremos en su historia, descubriendo los tesoros que alberga y proporcionándote toda la información que necesitas para organizar tu visita.

¿Te imaginas pasear por los mismos salones que los reyes daneses del siglo XVII? Eso es precisamente lo que te espera en el castillo. Pero hay mucho más que descubrir, así que sigue leyendo y te contaremos todo lo que necesitas saber para sacar el máximo partido a tu visita.

Historia del Castillo de Rosenborg

Orígenes del Castillo de Rosenborg

El Rosenborg fue construido en 1606 como residencia de verano para el rey Christian IV de Dinamarca. El monarca, conocido por su amor a la arquitectura, diseñó personalmente el castillo, creando un maravilloso ejemplo de arquitectura renacentista danesa.

De residencia real a museo

En 1710, Rosenborg fue testigo de un robo notorio: las Joyas de la Corona danesas fueron sustraídas por un noble. Este acontecimiento marcó su historia y condujo a una reorganización de la seguridad del castillo.

En el siglo XVIII, el Rosenborg dejó de ser la residencia principal de los reyes daneses. Sin embargo, continuó albergando las joyas de la corona y otros tesoros reales. En 1838, el castillo se abrió al público como museo, permitiendo a los visitantes descubrir la rica historia de Dinamarca.

Un viaje a través de la historia danesa

En la actualidad, los visitantes pueden explorar sus cámaras reales, salones decorados exquisitamente y la riqueza cultural que albergan. Los jardines que rodean el castillo ofrecen un oasis tranquilo en medio de la ciudad, siendo un lugar popular para pasear y disfrutar de la belleza natural.

Ubicación del Rosenborg

El Rosenborg se encuentra en una ubicación privilegiada, en pleno centro de la vibrante ciudad de Copenhague, capital de Dinamarca. Este castillo, con más de 400 años de historia, está situado en el famoso parque Kongens Have, el jardín del rey, el parque más antiguo de la ciudad.

¿Por qué se construyó el Rosenborg en este lugar?

La ubicación del Rosenborg no es casual. Fue construido como una residencia de verano para el rey Christian IV en 1606. El monarca eligió este lugar por su belleza natural y su proximidad al centro de la ciudad. Así, podía disfrutar de la tranquilidad del campo sin alejarse demasiado de la corte.

Cómo llegar al Rosenborg

Llegar al Rosenborg en transporte público

El transporte público en Copenhague es eficiente y fácil de usar. Puedes tomar el metro hasta la estación de Nørreport, que es la más cercana al castillo. Desde allí, el Rosenborg se encuentra a solo 10 minutos a pie. Las líneas de autobús 26, 6A y 95N también te dejarán cerca del castillo. Recuerda que puedes comprar un billete de transporte público que es válido para el metro, autobús y tren, lo que facilita la movilidad por la ciudad.

Acceder al Rosenborg en bicicleta

Copenhague es una de las ciudades más amigables con las bicicletas en el mundo, por lo que alquilar una bicicleta puede ser una excelente manera de llegar al Rosenborg y disfrutar del paisaje urbano. Hay numerosos carriles bici y rutas señalizadas que te llevarán directamente al castillo.

Llegar al Rosenborg en coche

Si decides viajar a Rosenborg en coche, ten en cuenta que el estacionamiento en el centro de Copenhague puede ser complicado y costoso. Hay aparcamientos de pago cerca del castillo, pero se recomienda utilizar el transporte público para evitar las molestias del tráfico y la búsqueda de aparcamiento.

viator-save-up-20-leaderboard

Arquitectura del Castillo de Rosenborg

Arquitectura externa del castillo

El Castillo de Rosenborg en Copenhague presenta una arquitectura exterior distintiva que refleja el estilo renacentista holandés. Su fachada simétrica y ordenada exhibe características típicas de este período arquitectónico. La estructura se compone de ladrillos rojos intercalados con detalles ornamentales en relieve, creando un contraste visual notable.

Las ventanas grandes y simétricas, enmarcadas por molduras decorativas, aportan luz al interior y acentúan la sensación de armonía y equilibrio en el diseño. Los detalles de frontones triangulares sobre las ventanas y puertas resaltan la verticalidad de la estructura, añadiendo elegancia a su perfil.

La entrada principal, marcada por un portal prominente, exhibe un arco clásico rematado por un frontón triangular. Este acceso principal se destaca como punto focal, enfatizando la jerarquía arquitectónica del edificio. Además, el tejado a dos aguas con altas chimeneas y detalles en forma de torres remata la estructura con gracia y proporciona un aspecto majestuoso a la distancia.

El uso estratégico de elementos como cornisas, pilastras y frontones en la fachada contribuye a la sensación de simetría y grandiosidad. La paleta de colores, predominantemente roja y detalles en blanco, realza la belleza arquitectónica y la elegancia del Castillo de Rosenborg.

Arquitectura interna del castillo

El Castillo de Rosenborg, en Copenhague, presenta una arquitectura interna emblemática que fusiona elementos renacentistas y barrocos. Su diseño refleja una disposición simétrica y funcional. Los interiores exhiben techos abovedados, ornamentaciones detalladas y ventanas de guillotina que realzan la luminosidad.

El espacio central, la Gran Sala, destaca por su majestuosidad. Con un techo abovedado adornado con frescos y una colección de muebles antiguos, crea una atmósfera de esplendor renacentista. Las estancias privadas muestran un estilo más íntimo, con detalles barrocos en la decoración y techos artesonados, destacando la elegancia y la comodidad de la vida aristocrática.

Los elementos arquitectónicos, como las chimeneas ornamentadas, los suelos de parqué elaborados y las molduras detalladas, realzan la opulencia de cada habitación. Los pasillos y escaleras están diseñados para una circulación fluida, conectando las diferentes áreas del castillo de manera eficiente y armoniosa.

Las ventanas altas y amplias permiten la entrada abundante de luz natural, acentuando la sensación de amplitud y grandiosidad. Además, los amplios ventanales ofrecen vistas panorámicas al jardín y al exterior, integrando la belleza natural con la estructura arquitectónica

viator-save-up-20-leaderboard

Arte en el Castillo de Rosenborg

Museo del Castillo de Rosenborg

El castillo de Rosenborg no solo es un monumento arquitectónico, sino que también alberga un museo que es un verdadero tesoro para los amantes del arte. Aquí encontrarás una variedad de objetos de arte, desde pinturas y esculturas hasta joyas y muebles, todos ellos testigos del lujo y la opulencia de la realeza danesa a lo largo de los siglos.

Joyas de la corona

Uno de los puntos destacados de cualquier visita al castillo de Rosenborg es la oportunidad de ver las joyas de la corona danesa. Estas joyas, que se encuentran en la bodega del castillo, son una impresionante colección de piezas de oro y piedras preciosas que fueron usadas por los reyes y reinas de Dinamarca. No te pierdas la oportunidad de ver estos deslumbrantes ejemplos de la artesanía de la joyería.

Salas reales

El castillo de Rosenborg también alberga una serie de salas reales, cada una de las cuales está decorada con muebles y obras de arte de la época. Estas salas ofrecen una visión fascinante de la vida de la realeza danesa, y cada una está llena de detalles artísticos que no debes dejar de observar.

Visitar el Castillo de Rosenborg: Información práctica

Horarios de visita

El Castillo de Rosenborg tiene horarios variados durante los años 2023-2025. En 2023, desde el 1 de noviembre hasta el 23 de diciembre, permanece cerrado los lunes y abre de martes a domingo de 10 de la mañana a 4 de la tarde. Durante la temporada navideña, del 24 al 25 de diciembre, el castillo cierra. Del 26 al 30 de diciembre, vuelve a abrir de 10 de la mañana a 4 de la tarde, cerrando el 31 de diciembre.

En 2024, el 1 de enero abre de 11 de la mañana a 4 de la tarde. Del 2 de enero al 9 de febrero, cierra los lunes y está abierto de martes a domingo de 10 de la mañana a 4 de la tarde. Del 10 al 25 de febrero, abre de 10 de la mañana a 4 de la tarde, cerrando el 26 de febrero. Del 27 de febrero al 22 de marzo, cerrará los lunes y estará abierto de martes a domingo de 10 de la mañana a 4 de la tarde.

Desde el 23 de marzo hasta el 31 de octubre, el horario se extiende, abriendo de 10 de la mañana a 5 de la tarde. Del 1 de noviembre al 22 de diciembre, cierra los lunes y abre de martes a domingo de 10 de la mañana a 4 de la tarde, excepto el 23 de diciembre que abre de 10 de la mañana a 4 de la tarde. Luego, durante la temporada navideña, del 24 al 25 de diciembre, permanece cerrado, reabriendo del 26 al 30 de diciembre de 10 de la mañana a 4 de la tarde y cerrando el 31 de diciembre.

El 1 de enero de 2025 abre de 11 de la mañana a 4 de la tarde. Es importante tener en cuenta que la taquilla cierra media hora antes del cierre del castillo.

Precios de entrada

El Castillo de Rosenborg en Copenhague ofrece una variedad de tarifas de entrada para diferentes grupos. Para adultos, el costo es de 17.42EUR. Los estudiantes con identificación pueden ingresar por 11.26EUR, mientras que los grupos de al menos 12 personas pagan 13.94EUR por persona. Los menores de 18 años entran gratis.

Se ofrece un boleto combinado para Rosenborg y Amalienborg por 26.81EUR, mientras que para estudiantes con identificación es de 18.76EUR. Las clases escolares de hasta 28 alumnos menores de 18 años, acompañados por 2 profesores, tienen una tarifa de 20.1EUR.

Es importante señalar que los boletos combinados para Rosenborg y Amalienborg no están disponibles para su compra en línea y tienen una validez de 2 días. Además de las tarifas de entrada, hay una opción de visita guiada para grupos de hasta 25 personas, con un costo de 133.36EUR además del precio de admisión.

Objetos que podemos llevar

Entre sus pautas, se permite el ingreso de bolsos pequeños, pero para los más grandes, se ofrecen taquillas en los que guardarlos. Sin embargo, por motivos de seguridad, no se permite el ingreso de maletas grandes al castillo.

Una regla importante es que no se permiten cochecitos de bebé ni carritos para llevar a los niños dentro del castillo. Se recomienda aparcarlos fuera de la entrada y, en su lugar, usar portabebés para mayor comodidad y seguridad. En cuanto a las áreas para comer, se habilitan zonas exteriores donde se puede disfrutar de un almuerzo llevado por los visitantes.

Tomar fotografías

Las directrices para la visita resaltan la importancia de no tocar las exposiciones y seguir las indicaciones del personal. Si bien está permitido tomar fotografías, no se permite el uso de trípodes ni palos para selfies. Además, se permite el ingreso de botellas de agua transparentes, pero no se permite consumir alimentos dentro del castillo, excepto en las mesas y bancos del área exterior.

Teléfono móvil y niños

Se sugiere evitar hablar por teléfono móvil dentro del museo para no perturbar a los demás visitantes. Sin embargo, se puede utilizar el teléfono para acceder a guías en línea o tomar fotografías. Para los más pequeños, se requiere la presencia de un adulto y, para los bebés, se aconseja el uso de portabebés en el abdomen.

Accesibilidad y servicios

Para quienes tengan necesidades especiales, se informa que el acceso puede ser complicado debido a la antigua arquitectura renacentista del castillo, que carece de ascensores. Aunque se pueden visitar ciertas áreas con silla de ruedas, se necesita asistencia. Los titulares de tarjetas de acompañantes pueden obtener la entrada gratuita para sus ayudantes.

Además, se permite el ingreso de perros guía o de servicio debidamente identificados. Se dispone de baños accesibles y apoyo para visitantes con discapacidades ocultas, como el programa Hidden Disabilities Sunflower. Finalmente, el Castillo cuenta con una tienda que ofrece una amplia gama de souvenirs y productos, con descuentos especiales para los miembros del club Kongernes Samling.

viator-save-up-20-leaderboard

Eventos, fiestas y festivales en el Rosenborg

Eventos culturales en el Rosenborg

Los amantes de la cultura se deleitarán con la amplia gama de eventos que se llevan a cabo en el Rosenborg. Desde exposiciones de arte y muestras históricas hasta conciertos de música clásica, hay algo para todos los gustos. Uno de los eventos más destacados es el Día del Patrimonio, en el que se abren las puertas del castillo de forma gratuita y se organizan tours especiales y actividades para toda la familia.

Fiestas en los jardines del Rosenborg

El Rosenborg también es conocido por sus impresionantes jardines, que son escenario de diversas fiestas y celebraciones cuando el clima lo permite. Un ejemplo de ello es la Fiesta de la Cerveza, donde se pueden degustar diferentes tipos de cervezas danesas mientras se disfruta de la belleza de los jardines. También se celebran fiestas temáticas, como la Fiesta Medieval, que transporta a los visitantes a la época del renacimiento.

Festivales en el Rosenborg

Además, el Rosenborg acoge varios festivales a lo largo del año. Destaca el Festival de la Luz, un evento que llena el castillo y sus jardines de instalaciones de luz y arte interactivo. También es muy popular el Festival de Música de Rosenborg, que ofrece una variedad de conciertos y actuaciones en vivo en un entorno único.

Explora los alrededores del Castillo de Rosenborg

Los alrededores del castillo ofrecen una variedad de experiencias que van desde jardines encantadores hasta museos y monumentos que no puedes dejar de explorar.

Jardines del Rey (Kongens Have)

Justo al lado del Castillo de Rosenborg, se extienden los Jardines del Rey, conocidos como Kongens Have. Estos son los jardines más antiguos y visitados de Copenhague. Un paseo por sus senderos te llevará entre esculturas, fuentes y espacios verdes perfectamente cuidados. Es un lugar ideal para descansar y disfrutar de un picnic, especialmente durante los meses más cálidos.

Jardín Botánico

A una corta distancia a pie, encontrarás el Jardín Botánico, parte del Museo de Historia Natural de Dinamarca. Este oasis en medio de la ciudad es famoso por su impresionante colección de plantas y su invernadero histórico. Los entusiastas de la botánica y aquellos que buscan un momento de tranquilidad quedarán encantados con este lugar.

Museo Nacional de Dinamarca

Si te apasiona la historia y la cultura, no puedes dejar de visitar el Museo Nacional de Dinamarca, situado a poca distancia del Rosenborg. Este museo es el principal centro de cultura histórica del país y alberga fascinantes exposiciones que abarcan desde la Edad de Piedra hasta la historia contemporánea danesa.

Galería Nacional de Dinamarca (Statens Museum for Kunst)

Para los amantes del arte, la Galería Nacional de Dinamarca se encuentra también en las inmediaciones y ofrece una colección impresionante de arte que incluye obras desde el Renacimiento hasta el arte contemporáneo. Es una parada obligatoria para quienes desean sumergirse en el legado artístico del país.

Strøget

No muy lejos de Rosenborg, se encuentra Strøget, una de las calles peatonales más largas de Europa, llena de tiendas, boutiques y cafés. Es el lugar perfecto para hacer algunas compras, disfrutar de la cocina danesa o simplemente observar el bullicio de la vida urbana de Copenhague.

Torre Redonda (Rundetaarn)

Finalmente, para obtener las mejores vistas panorámicas de la ciudad, dirígete a la Torre Redonda (Rundetaarn), un observatorio astronómico del siglo XVII que está a un paseo de distancia. La subida por su rampa en espiral es una experiencia única que culmina con una vista impresionante de la ciudad desde lo alto.

viator-save-up-20-leaderboard

Alojamientos cerca del Castillo de Rosenborg

Si estás planeando visitar el Rosenborg, una de las joyas arquitectónicas y culturales de Copenhague, seguramente te interesarás en conocer las opciones de alojamiento cercanas. La buena noticia es que hay una variedad de hospedajes que se ajustan a diferentes presupuestos y preferencias, todos a una corta distancia del castillo.

  • Absalon Hotel: Con una ubicación céntrica, este hotel moderno y elegante ofrece comodidades contemporáneas y un ambiente acogedor. Ideal para aquellos que buscan una estancia cómoda y accesible cerca del Castillo de Rosenborg.
  • Hotel Kong Arthur: Con una mezcla de encanto histórico y comodidades modernas, este hotel boutique es conocido por su ambiente relajado y servicios de alta calidad. Perfecto para quienes buscan una experiencia tranquila y sofisticada.
  • citizenM Copenhagen Radhuspladsen: Con un diseño vanguardista y tecnología innovadora, este hotel ofrece habitaciones inteligentes y áreas comunes modernas. Ideal para viajeros con un estilo de vida activo y moderno.
  • Andersen Boutique Hotel: Con una decoración vibrante y peculiar, este hotel boutique destaca por su diseño creativo y atención al detalle. Perfecto para quienes buscan una estancia única y con estilo.
  • 71 Nyhavn Hotel: Situado en el encantador distrito de Nyhavn, este hotel ofrece vistas impresionantes al canal y un ambiente histórico. Ideal para aquellos que desean una experiencia auténtica y pintoresca en Copenhague.

Poblaciones cercanas

Si decides alojarte fuera del centro de Copenhague, hay poblaciones cercanas que te ofrecen una experiencia diferente y, a menudo, más tranquila. Frederiksberg es una de ellas, una zona con un encanto especial, parques hermosos y una gran variedad de tiendas y cafés.

Otra opción es Hellerup, al norte de Copenhague, conocida por sus playas y su ambiente relajado. Ambas zonas están bien comunicadas con el centro mediante transporte público, lo que te permitirá acceder fácilmente al Rosenborg y otros lugares turísticos en Copenhague.

Contenido relacionado

¿Qué te ha parecido este artículo?