¿Qué ver en Bucarest? así es la “Pequeña Paris”
Bucarest

Bucarest es la capital de Rumanía y está situada al suroeste del país. Una ciudad que guarda cierto parecido con la capital parisina por sus amplias avenidas, edificios neoclásicos y el llamado art decó, todos ellos atractivos que visitar en Bucarest. A diferencia de Paris, en la capital de Rumanía se pueden observar grandes obras arquitectónicas de la época comunista como el Palacio del Parlamento Rumano o la Casa de la Prensa Libre.

La capital de este joven país (se fundó en 1859) se encuentra a orillas del rio Dambovita. Durante la Segunda Guerra Mundial no sufrió grandes destrucciones, al contrario que otras capitales europeas como Varsovia. Aún así, durante la dictadura de Nicolae Ceausescu muchos edificios de la ciudad fueron abandonados e incluso derrumbados.

En cuanto la oferta turística de la ciudad, cabe destacar que para todos aquellos que no les guste el llamado turismo de masas, Bucarest es el destino perfecto. Dentro de unos años probablemente deje de ser así y llegue a convertirse en una de las capitales europeas con mayor flujo de turistas como ha ocurrido con Budapest en los últimos años. Mientras tanto, sí tenéis la suerte de conocer la llamada “Pequeña Paris”, vamos a presentarte algunos de los lugares que ver en Bucarest que no puedes perderte.

¿Qué ver en Bucarest?

El Palacio del Parlamento Rumano

Es el edificio administrativo civil más grande del mundo, con un área total de 340.000 m2 divididos en 20 plantas, 12 en la superficie y 8 en el subsuelo del edificio. Una construcción faraónica que no deja indiferente a nadie y que pone de manifiesto el poder y el egocentrismo de Nicolae Ceaușescu, presidente del país entre el 1974 y el 1989 y líder del Partido Comunista Rumano, ya que para construirlo tuvieron que derribar 7.000 viviendas.

Al bajar hacia el Palacio del Parlamento recorremos un precioso paseo de arboles y edificios de carácter soviético llamado el Bulevar de la Unificación. Justo en la mitad del paseo, encontramos la Fuente de Artesiana y el Parque de la Unificación.

Fachada del Palacio del Parlamento Rumano.

La Catedral Patriarcal de Bucarest

Esta preciosa catedral es la sede del patriarca de la Iglesia ortodoxa rumana y es fiel al estilo renacentista rumano, también llamado Brâncovenesc. Su construcción tuvo lugar entre los años 1656 y 1658 por el príncipe Constantino Serban.

La Catedral se encuentra junto al Palacio Patriarcal y aún que está rodeada de un conjunto de edificios, estos no le restan la importancia que merece. Además, es uno de los lugares de culto más importantes de la ciudad ya que en su interior se encuentran las tumbas de varios patriarcas como Miron Cristea y Nicodim Munteanu.

Zona de patio interior de la Catedral Patriarcal de Bucarest.

El Monasterio Stavropoleos

Esta preciosa iglesia, al igual que la Catedral Patriarcal, es un claro ejemplo de cómo es la arquitectura renacentista rumana o Brâncovenesc. Lo único que queda del edificio original es la parte de la iglesia y la biblioteca, que esta ubicada en un edificio del siglo XX. Todos los demás edificios que conforman el Monasterio Stravopoleos han ido sufriendo cambios a lo largo de los años. Por último, no podemos hablar del monasterio sin mencionar los preciosos colores y frescos bizantinos que conforman su fachada.

Frescos de la fachada del monasterio Stavropoleos de Bucarest.

La Calea Victoriei

La Avenida de la Victoria es una de las calles con mayor encanto de la ciudad y, sin dudarlo, uno de los lugares que ver en Bucarest. En ella podemos encontrar cafeterías, graffitis y paraguas de colores que cubren el cielo. Casi llegando al final, encontramos el pasaje Macca-Vilacrosse que tras haber sido utilizado para varias actividades, actualmente es una zona de restaurantes y cafeterías a las que acuden muchos turistas a comer o tomarse un café.

Intersección de Calea Victoriei de Bucarest.

La plaza de la Revolución

Al pasear por la Avenida de la Victoria encontramos una de las plazas más importantes de la ciudad, la Plaza de la Revolución. En esta ceńtrica plaza se encuentra uno de los museos más importantes de Bucarest, el Museo Nacional de Arte de Rumanía, en el cual encontramos obras y colecciones de arte rumano desde la época medieval hasta el arte moderno.

En la Plaza de la Revolución de Bucarest se han celebrado algunos de los acontecimientos más importantes de la ciudad que han marcado un antes y un después para el país. Allí fue donde Nicolae Ceausescu y su esposa fueron recogidos en helicóptero en la azotea del Comité Central del Partido Comunista de Rumanía para huir de la capital cuando cayó el Partido Comunista.

Actualmente, en el centro de la plaza se encuentra un obelisco de diseño de 25 metros de altura construido en conmemoración a aquellas personas que murieron durante la Revolución.

Obelisco de la Plaza de la Revolución (Piața Revoluției)

El Ateneo Rumano

Por la Avenida de la Victoria también nos topamos con el Ateneo Romano, un precioso edificio neoclásico con varios elementos romanos del año 1888, donde se encuentra la sede de la Orquesta Filarmónica. Es importante tener esto en cuenta, ya que no se puede visitar su interior si ese mismo día la Orquesta está ensayando.

Ateneo Rumano de Bucarest.

El Arco del Triunfo

Nos vamos acercando a la zona norte de la ciudad, donde encontramos un monumento parecido al Arco del Triunfo de París, por su construcción y su ubicación en una rotonda que une varias avenidas. La principal diferencia entre los dos arcos la encontramos en la altura, ya que el Arco del Triunfo de París mide 50 metros frente a los 27 metros de los que dispone el Arco del Triunfo de Bucarest.

Para llegar a construir este arco en 1936, tras ser demolido un año antes, se utilizó el proyecto del arquitecto Petre Antonescu, mientras que las esculturas que decoran el famoso arco fueron diseñadas y llevadas a cabo por dos de los escultores más importantes del país, Ion Jalea y Dimitrie Paciurea.

Arco del Triunfo de Bucarest

El Caru'cu Bere

Sin duda alguna, no puedes dejar Bucarest sin antes ir al restaurante mas famoso de la ciudad: Caru’ cu Bere. En este precioso restaurante, que es una antigua cervecería (como su propio nombre indica “Carro con cerveza”) podrás disfrutar de comida tradicional y música en directo para crear una experiencia única.

La calidad de los platos y sus precios son dos de los motivos por los que este restaurante se ha convertido es uno de los más importantes y concurridos de la capital. Si tienes la suerte de poder ir, llega al lugar con tiempo para poder coger una buena mesa.

Interior del restaurante Caru'cu Bere.

Como has podido comprobar, Bucarest dispone de muchos lugares interesantes y monumentos emblemáticos. Seguro que los mencionados en este post te van a cautivar y que, mientras planeas tu viaje, vas a descubrir nuevos rincones que añadir a tu lista de lugares que ver en Bucarest.

Actividades relacionadas

Relacionado