Visitar Qenqo
qenqo.jpg

A 3 kilómetros de la ciudad de Cusco, se encuentran las ruinas de Qenqo, cuyo significado es “laberinto”. El misterio detrás de sus cavernas naturales y artificiales y el propósito de sus cámaras subterráneas atraen a miles de visitantes de todo el mundo.

Se cree que los incas usaban este lugar como puente para comunicarse con algunos de sus dioses como el sol, la tierra, las montañas, la luna y las estrellas, además de usarse para invocar a Kaypacha, una serpiente legendaria que da vida.

Aunque el templo subterráneo fue destruido por los españoles durante la colonización, aún se mantiene sorprendentemente en pie. En la actualidad, todavía existen misterios sin resolver sobre Qenqo.

Veamos cómo llegar a estas ruinas, qué podemos esperar ver al llegar a Qenqo, así como otros datos útiles para disfrutar de este mágico y misterioso santuario inca.

Visitar el santuario de Qenqo

Dónde está?

Cómo llegar a Qenqo?

Primero, debes volar en avión desde Lima a Cusco. Otra opción tomar un bus desde la capital limeña hasta Cusco.

Qenqo queda a solo 15 minutos de la ciudad de Cusco, por lo que existen dos métodos para llegar a Qenqo por tu cuenta, a pie o en autobús.

A pie, partiendo desde la Plaza de Armas de Cusco, pasando por el barrio de San Blas, por la misma vía que conduce a Sacsayhuamán. Son 30 minutos de caminata.

Mientras que, en autobús, te llevará hasta Sacsayhuamán y luego deberá continuar a pie a Qenqo.

Cuánto vale la entrada?

Para entrar a Qenqo puedes comprar el Boleto Turístico General, el cual incluye las principales atracciones turísticas del Valle Sagrado, incluyendo Pisac, Ollantaytambo, y el Machu Pichu, entre otros. Su costo es de 130 PEN ( 26.87EUR o 31.56USD

a cambio de hoy).

Otra opción, es comprar una entrada única para visitar las ruinas de Qenqo de lunes a domingo entre las 07:00 am y las 06:00 pm. Si deseas ir por tu cuenta, te recomendamos visitar el Templo Qenqo de Cusco durante la mañana.

Cuándo es mejor visitar Qenqo?

Cusco tiene dos estaciones muy bien demarcadas, una lluviosa, entre noviembre y marzo, y otra seca entre abril y octubre.

Es esta segunda temporada la más recomendada para visitar Qenqo, ya que no nos encontraremos con caminos cerrados por las acciones de lluvia y el sendero está seco y despejado para recorrerlo fácilmente.

Templo de Qenqo

Sobre el templo

Debido a su estructura, se manejan varias teorías sobre el uso que se le daba al templo de Qenqo, como bien señalamos en líneas anteriores. De hecho, se desconoce el nombre original del santuario, y es su forma la que le otorgó el nombre de Qenqo, es decir, laberinto.

En el siglo XVI, los españoles derribaron muchas de las estructuras de piedra para reutilizarlas en sus propios edificios coloniales. Esto ha dificultado descubrir el propósito original del sitio. Pero la evidencia dejada revela pistas sobre la fascinante vida de los incas.

La construcción completa presenta una forma semicircular, que fue clasificada por los españoles como un Coliseo. Sin embargo, en realidad se trataba de un espacio ceremonial, que bien podía ser un altar, en el que probablemente se almacenaban Mallquis o Momias Inca.

También se cree que el Templo Qenqo solía ser una tumba real, quizás de Pachacútec.

Según los especialistas, es posible que fuera uno de los santuarios más importantes de la civilización Inca, aunque su verdadero propósito aún no ha sido descubierto.

Además, en el recinto se destaca con mucho cuidado la predilección que tenían los incas por la piedra tallada.

Qué ver en Qenqo?

Debes saber que el recinto se divide en dos importantes áreas: Big Qenqo (o Hatun Q'enqo), y el Small Qenqo (Huchuy Q'enqo) que está fuera del alcance de los visitantes.

El Qenqo Grande cubre la mayoría de los edificios turísticos actuales como las galerías subterráneas, mientras que el Qenqo pequeño, está casi completamente destruido a excepción de algunos muros de piedra tallada y el trazado urbano del sitio.

Ruinas de Qenqo

Veamos cuáles son las áreas que están abiertas a los visitantes, y qué podemos ver dentro de las ruinas:

Gran Qenqo

El anfiteatro

Es una construcción semicircular de 55 metros de largo con hornacinas talladas a lo largo del muro. En el centro del anfiteatro se eleva una roca de seis metros de altura que, se supone, pudo haber sido una escultura.

Este tiene pequeñas partes distribuidas alrededor del anfiteatro a modo de butacas, pero según investigaciones recientes, es muy probable que en realidad hayan sido la base de un gran muro, en el que se ubicaba la representación de un dios o dioses a los que se rendían culto.

Canal tallado en la piedra

En el fondo de la piedra se levanta una pequeña formación rocosa en la que se puede encontrar una escalera tallada en la roca que conduce a una cima.

En este sitio veremos un pequeño hoyo en el que nace un canal en zigzag que desciende y se bifurca en dos canales, uno que sigue la pendiente y otro que desciende a la cámara subterránea. Quizás se vertió chicha o la sangre ofrecida de los animales sacrificados en sus rituales en este canal.

Intihuatana y Observatorio Astronómico

Aquí, podemos ver un pedestal cuasi-elíptico tallado en roca. Se presume que fue una especie de observatorio astronómico, que los hamautás usaban para medir el tiempo, las estaciones, determinar los solsticios y equinoccios, y el movimiento de los astros.

Cámara subterránea

Fue excavada en la roca y tanto el suelo como el techo y las paredes están totalmente tallados. En el interior de esta sala hay habitaciones y canales que se usaban para drenar el agua de lluvia.

Visitar Qenqo

La sala de sacrificios

Se trata de una cámara subterránea situada en un nivel más profundo. Se dice que esta cámara subterránea podría haber sido utilizada para embalsamar cadáveres con albaricoques secos, y también como lugar de sacrificio humano y fuego.

Pequeño Qenqo

Desafortunadamente, poco se sabe sobre del pequeño Qenqo. Los arqueólogos creen que los incas valoraban tanto este lado del templo que los españoles pusieron mucho más esfuerzo en destruirlo. Todo lo que queda hoy son restos de altos muros de formas circulares.

Paquete turístico recomendado

Visita Qenqo junto a otros principales puntos turísticos que no te puedes perder durante tu viaje al Cusco, como Puca Pucara, Sacsayhuaman, y Tambomachay.

Todos estos lugares son parte de este imperdible paquete turístico, que incluye transporte de ida y vuelta desde tu hotel y un guía experto que te acompañará durante todo el camino. Conoce la historia detrás de estos increíbles lugares y disfruta de paisajes únicos durante todo el recorrido.

Otros tours a Qenqo