Petra
Petra

La ciudad de Petra data del siglo IV a.C. y se encuentra en lo que actualmente es Jordania. Esta antigua reliquia, hoy por hoy considerada como una de las 7 maravillas del mundo moderno, son las ruinas de lo que una vez fue una metrópoli comercial de gran importancia. Actualmente, todo lo que queda de ella es de gran interés arqueológico y turístico tanto para turistas como para historiadores. Como era de esperar, la ciudad perdida de Petra fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985.

Datos de Petra

Tipo de monumento:Ciudad   
Interés:Cultural, arqueológico y turístico
Inicio de la construcción:Siglo VIII a.C.
Autor:Reino Nabateo
Ubicación:Jordania 
Visitantes diarios:8.000 aprox.
Patrimonio de la humanidad:Desde 1985 por la UNESCO
Extensión:1,5 km.

¿Dónde se encuentra Petra?

Las ruinas de Petra se encuentran a unos 240 km. en dirección sur de Jerusalén y Ammán, capitales de Israel y de Jordania respectivamente, y relativamente cerca del Golfo de Aqaba, en Mar Rojo. Su éxito comercial en el pasado no fue fortuito, su ubicación céntrica es perfecta para reunir a comerciantes y convoyes de mercaderes de muchos puntos a lo largo y ancho el oriente medio tanto por tierra como por mar.

Breve historia de Petra

Antiguamente la zona suroeste de Jordania se encontraba poblada por los Nabateos. Estos decidieron ubicar su centro neurálgico en términos de comercio en Petra, bien situada en el mapa para servir de punto de reunión para los diversos pueblos de alrededor.

Gracias a su gran éxito comercial la ciudad se hizo pronto con un nombre, era una zona prospera que generaba grandes riquezas para los que vivían allí gracias a sus labores de mercaderes. Conocedores del éxito de Petra, los griegos decidieron invadirla el 312 a.C., encontramos los primeros registros sobre Petra producto de esta acción. Los autóctonos, llamados beduinos, eran un pueblo nómada acostumbrado al desierto. El conocimiento del terreno (la ciudad está rodeada de montañas) y de las condiciones extremas del lugar llevó a los Nabateos a poder defender con éxito Petra del asedio griego.

El intento de invasión mencionado no fue, ni mucho menos, el único que amenazó la ciudad de Petra durante su historia. Muchos años más tarde el imperio romano consiguió con éxito tomar el control de la ciudad comercial. Petra estuvo bajo el mando romano más de 300 años hasta que un terremoto causó graves daños estructurales.

Fachada de las ruinas del monasterio de Petra.

¿Por qué a la ciudad perdida le llamaron Petra?

Los romanos pudieron aprovechar sus mercados y rutas comerciales por mas de 300 años. En el siglo VIII d.C. las cosas habían cambiado mucho y la localización de la ciudad de Petra dejó de tener valor estratégico. Por este motivo, la ciudad de fue abandonada. Tras la rendición local, los romanos cambiaron el nombre de Petra a Arabia Petraea (término del que deriva el nombre actual).

Tras su abandono, la ciudad tan solo era utilizada por las tribus nómadas que frecuentaban la zona. En 1812 el explorador suizo Johanm Ludwig Burckhard descubrió las ruinas al mundo moderno y le siguió asignando este nombre.

Desde su re-descubrimiento se han hecho significativos hallazgos arqueológicos de un incalculable valor cultural e histórico. Desde entonces, se han realizado esfuerzos para proteger las ruinas de Petra del turismo masivo, así como los daños causados por inundaciones, lluvias y otros factores ambientales.

Aspectos arquitectónicos destacados

Una de las características más relevantes de la ciudad de Petra es que está tallada en la piedra de la montaña. Este aspecto atrae tanto a arqueólogos como a turistas ya que es una proeza en términos de construcción, sobretodo si tenemos en cuenta los medios con los que se contaban en ese entonces. Si mezclamos la complejidad en la edificación y el bello color rojizo de las piedras que la conforman, Petra es todo un lujo visual.

Petra fue levantada en medio de la nada, rodeada de desierto y montaña, la vida en esa zona no era nada fácil. Los sistemas para gestionar el agua son otra de las grandes hazañas que se llevaron a cabo en esta ciudad.

Arqueólogos de todo el mundo coinciden en que Petra es una joya única en su estilo, repleta de innovaciones para hacer frente a las condiciones del desierto, las colinas y montañas y el escarpado terreno. Petra no se encuentra, ni mucho menos, en un terreno fácil de habitar. Sin embargo, los constructores de la ciudad llevaron a cabo grandes y pioneros diseños para poder hacer del sitio un hogar aprovechando las propias montañas que impedían construir edificios de obra convencional.

Exterior de las casas de la ciudad de Petra.

¿Cómo se construyó Petra?

Petra es un ejemplo de varias técnicas de corte de piedra. Sus casas están, literalmente, cortadas dentro de la piedra de los barrancos que rodean la zona. El hecho de que Petra fuese utilizada por varias culturas diferentes a lo largo de los siglo le dio una diversidad de técnicas, estilos y decoraciones única.

Las grandes tumbas construidas por los Nabateos dieron paso a las iglesias cristianas construidas por los bizantinos, que consideraban a Petra la capital de la provincia de Palestina. Por su lado, los romanos, como grandes constructores de carreteras que eran, dejaron en herencia una carretera hacia la ciudad que, tras abandono y posterior re-descubrimiento, se nombró como la ciudad perdida de Petra.

La lucha por el agua

Para contrarrestar la árida situación en la que se encuentra el emplazamiento, los creadores de Petra levantaron un complejo sistema de presas, canales y depósitos para hacer frente a las largas temporadas sin lluvias. Este sistema de acueductos servía tanto para suministrar agua a los ciudadanos como para la agricultura que los rodeaba. Por otro lado, durante la temporada de lluvias, era habitual que la zona se inundase. Un elaborado sistema de presas evitaba daños estructurales en la ciudad y recogía el agua para la temporada de sequías.

Camellos en Petra.

Actividades en Petra

Relacionado