Foto de Portada

El Castillo de Edinburgh: La fortaleza más distintiva de las tierras escocesas

Hace 350 millones de años una erupción volcánica generó una montaña en el terreno donde muchos años después se formaría la ciudad de Edimburgo, Escocia. En ella se asentaría una población milenios después, aprovechando la cima y la falda este de la misma. De este grupo se sabe poco más que como les llamaban los romanos cuando se toparon con ellos, Votadini. La relación entre estos y los romanos data del siglo I, cuando el general Gnaeus Iulius Agricola hizo una campaña de exploración sobre el año 82 y se iniciaron tratos a nivel comercial. A partir del año 142, a unos kilómetros al norte, se iniciaría el Muro Antonino como frontera más al norte del Imperio Romano.

Este paso convertía a Alauna (como le llamaban los romanos a este monte) en parte romana, aunque de una forma muy efímera. Al cabo de 8 años de edificar el muro, los romanos se estarían retirando a la altura del Muro Hadriano, ya que era una zona conflictiva de costoso control. Se especula que en aquel entonces sobre Alauna se podía encontrar una torre de control de piedra llamada broch (muy típica de esa zona) junto a algún poblado o casas. Esto podría ser una base de la actual ubicación del castillo y del desarrollo de Edinburgh en el monte, que actualmente se conoce como Castle Rock. Pero para hablar del nacimiento del castillo deberemos avanzar unos cuantos siglos.

La historia del castillo

Periodo medieval

A partir de la Edad Media se empezarían a hablar de forma legendaria de la formación de una fortificación ya en el siglo VII en el poema galés Y Gododdin. Pero cuando realmente hay una evidencia sobre los inicios del recinto fortificado es en el siglo XI cuando se empezó a hablar del Castillo de las Damas. La primera edificación de la que se sabe de su existencia es la Capilla de Saint Margaret, la cual fue construida durante el reinado de David I (1124-1153) como homenaje a su madre, la cual fue nombrada santa por Innocentius IV. Actualmente se considera el edificio más antiguo conservado de la ciudad y contiene unas bellísimas cristaleras, que aunque son de tamaño reducido, muestran unas imágenes de santos elegantes y de bellos colores. Estas fueron creadas por Douglas Strachan en 1922.

Este edificio situado en la cima del Castle Rock, a 130 metros sobre el nivel del mar, es el único superviviente de este periodo dentro del castillo. Eso se debe a que en 1314 el rey Robert the Bruce (Robert I) destruiría todos los edificios del mismo menos la capilla, debido a que era dedicado a una figura santa que había vivido ahí. Él pediría en su lecho de muerte que fuera restaurada y cuidada, ganándose el rango de Capilla Real durante muchos años. Teniendo en cuenta ese hecho, podemos entender que todo el resto de estructuras son posteriores e iremos cronológicamente tratándolos de forma resumida. Sabiendo esto, el primer espacio del que hablaremos es el Palacio Real que fue evolucionando en un proceso de casi siglo y medio.

Periodo moderno

Esta construcción tiene un tiempo de desarrollo entre los reinados de James IV (1488-1513) y James VI (para quien se remodelaría en 1617). Unido a su extremo derecho nos encontramos el Gran Hall, el cual también fue realizado a finales del siglo XV. Este salón, que tiene su propio edificio contenedor, ha tenido varios usos a lo largo de los siglos. Inicialmente tendría funciones de salón de actos real. En 1650, el general inglés Oliver Crownwell confiscó el castillo y convirtió el hall en un barracón para acoger a sus tropas. Esta sería su realidad hasta 1799 cuando se construyeron las Nuevas Barracas y este espacio se convirtió en un hospital militar hasta finales del siglo XIX. Tras eso, Hippolyte Blanc hizo una restauración medievalista la cual le ofrece su aspecto actual, usándose de nuevo para ceremonias e incluso de plató de la BBC.

Tras el Palacio Real y visible desde la actual entrada, se encuentra el Muro de la Media Luna, que sería construido entre 1573 y 1588. Antiguamente en esta zona había una construcción del siglo XIV llamada Torre de David y que estaba conectada al Palacio, pero que en la Guerra Civil Mariana (1568-1573) fue destruida. Este muro con su línea de cañones servía como cascarón cortafuegos del recinto y paralelamente se estaba construyendo la Entrada Portcullis (1571-1584), la cual iba ganando más terreno en el monte. Luego entre 1689 y 1695, se prolongaría el muro para que conectase con esta entrada. El castillo ya estaba empezando a adquirir la complejidad de la que hace gala en la actualidad y con el inicio del siglo XVIII, se añadió otra pieza a la Plaza de la Corona.

Esta construcción de 1708 sería conocida como el Edificio de la Reina Anne y servía como alojamiento del personal del castillo. Esta función duró hasta el año 1923, cuando pasó a servir de complemento del edificio que cerraría la plaza y del que hablaremos un poco más adelante. Más avanzado el siglo, se levantó la Casa del Gobernador (1742) que alojaba al encargado del castillo y también al Maestro de Armas y al encargado de la tienda de provisiones. Estos tres eran las figuras de más relevancia en el castillo dejando de lado las puntuales apariciones del monarca. Y es que debemos entender que desde el Tratado de Unificación de 1706, Escocia e Inglaterra se unieron creando el Reino Unido y haciendo que ya no existiesen monarcas específicos de la nación escocesa. Por esa razón, la corte real tendría de sede la ciudad de Londres.

El castillo iba incrementando sus funciones militares al mismo tiempo que creaba en su interior una pequeña villa para las tropas y cargos que la habitaban. Por ejemplo, la Casa o Tienda de Municiones que hay ubicada tras la Casa del Gobernador fue construida entre 1747 y 1749 como puesto de abastecimiento para las milicias. Desde 1927, este espacio está destinado al National War Museum donde se nos habla de la historia militar de Escocia de los últimos 400 años. Frontalmente a este museo se sitúa el Hospital del Castillo y a su derecha un conjunto de cobertizos. Para cerrar el siglo, se construyó en 1799 las ya mencionadas Barracas Nuevas, las cuales ofrecían techo para 600 soldados. Actualmente es la sede del Regimiento Real de Escocia y el Royal Scots Dragoon Museum.

Horario

National War Museum: De 9:45 a 17:45h

Royal Scots Dragoon Museum: De 9:30 a 17:15h (de abril a septiembre) y de 9:30 a 16:15 (de octubre a marzo)

Precio

National War Museum y Royal Scots Dragoon Museum: Gratis con el acceso al castillo

Contacto

National War Museum:

Royal Scots Dragoon Museum:

Periodo contemporáneo

Si hay una obra dentro de la historia del castillo que abre la lata a un nuevo periodo, esta tiene que ser la creación de la Explanada entre 1753 y 1845. Con ella se crea una comunicación perfecta entre el Castillo y el Palacio de Holyrood (el que durante siglos sería el palacio de los reyes de Escocia) a través de la archiconocida Royal Mile. Su construcción se hizo en dos fases que en gran medida facilitaron el acceso público y su posterior estatus como atracción turística. Pero igualmente se aumentaron las dependencias militares al crear la Prisión Militar en 1842, la cual estaría ubicada al lado izquierdo de las Barracas Nuevas. Estas fueron ampliadas cuatro décadas después y caerían en desuso en 1923 cuando las guarniciones de soldados se trasladaron a otras barracas.

Pero otro elemento a tener en cuenta es que en el siglo XIX, hubo un revivir de la estética medieval y sobre todo en lo que se refiere al estilo gótico. Él arquitecto Hippolyte Blanc tomaría esa tendencia y remataría la Puerta Portcullis con una torre superior dedicada al noveno conde de Argyll que había sido ejecutado ahí en 1685. Este conde protestante sufrió este destino ya que no quiso someterse a la voluntad catolicista del rey. La Torre Argyle sería construida entre 1886 y 1887 siguiendo un estilo neogótico escoces que encajase bien con la puerta hecha tres siglos antes. Y justo al acabar con esta ampliación, en 1888 se realizaría la última obra que destacaremos de este siglo, la Caseta de Entrada. Esta le daría el aspecto definitivo que podemos ver desde la explanada en la actualidad.

Para el tramo final que merece la pena destacar, ya damos el salto al siglo XX y volvemos a la zona alta del castillo. En el acceso a la Plaza de la Corona, al lado derecho de la Puerta de Foog, se ubicó la construcción que cerraría definitivamente este espacio. El Scottish National War Memorial fue levantado entre 1923 y 1927 respetando la estética de los tres edificios históricos que encara. Su objetivo es honrar a todas aquellas personas escocesas víctimas de cualquier guerra tras 1914. Simbólicamente este memorial abre un diálogo entre el mundo militar que tantos años ha habitado el castillo y el pueblo llano escocés, el cual puede llegar a tener una conexión emocional a través de personas cercanas.

Horario

De 9:30 a 17:30h

Precio

Gratis con el acceso al castillo

Contacto

Teléfono: +441 31 226 73 93

Web: snwm.org/

Dirección: Edinburgh Castle, Edinburgh EH1 2YT, Reino Unido (ver en Google Maps)

Actividades y tradiciones

El Castillo de Edinburgh es desde hace años el monumento más visitado de Escocia con una cantidad promedio de 2 millones de visitantes al año. Además de las actividades en museos que os hemos nombrado, también se preparan eventos desde el Edificio de la Reina Anne para recrear escenas de guerra o combate con actores especializados. También una costumbre ocurre cada día a la 1 del mediodía (excepto los domingos, Viernes Santo y el día de Navidad), que es la One o’Clock Gun. El disparo de esta arma es una tradición desde 1861 para marcar la hora a los barcos de los puertos de Leith y Firth of Fourth. Para presenciar esta tradición se debe ir al lado derecho de los cobertizos, al final de la cuesta de la Puerta Portcullis.

Otro evento relacionado con el castillo es el multitudinario Royal Edinburgh Military Tattoo, el cual es un desfile militar que se celebra en agosto. En el los regimientos militares hacen tocatas de gaita y tambores e invitan a otras tropas a nivel internacional para que participen con ellos. El momento más solemne de la velada es cuando un soldado toca una pieza de música pibroch con flauta en honor a sus compañeros caídos en guerra. Finalmente se tocan piezas típicas escocesas por parte de las orquestas como cierre festivo a la celebración. Este acto normalmente congrega 100 millones de espectadores, transmitiéndose a 30 países a lo largo del globo.

Horario

De 9:30 a 18h (de abril a septiembre), de 9:30 a 17h (de octubre a marzo)

Precios

Precio completo: 24.87EUR (taquilla) o 21.32EUR (online)

+65 años y desempleados: 20.13EUR (taquilla) o 17.17EUR (online)

Niños de 5 a 15 años: 14.8EUR (taquilla) o 13.03EUR (online)

Contacto

Teléfono: +441 31 225 98 46

Web: edinburghcastle.scot/

Dirección: Castlehill, Edinburgh EH1 2NG, Reino Unido (ver en Google Maps)

Como llegar a Edinburgh y al Castillo

El aeropuerto más cercano a la ciudad es el Edinburgh Airport, el cual es muy cercano al núcleo urbano y está bien comunicado al mismo. Al salir de él, a unos pocos metros tomando Jubilee Rd está la estación de tranvía la cual tomaremos. A partir de aquí, seguiremos su recorrido hasta la parada Princess Street. Al llegar a ella, a nuestra derecha tendremos la calle The Mound la cual detectaremos porque en su esquina está la Royal Scottish Gallery. Subiremos por ella, la cual tiene un recorrido con algunas curvas hasta que lleguemos a la parte final de la Royal Mile, donde veremos la explanada del Castillo.

Ubicación del Castillo en Edinburgh

Actividades relacionadas

Contenido relacionado

¿Qué te ha parecido este artículo?