Cinque_Terre_(217337419)

Cinque Terre

Situada en la provincia de La Spezia, sobre la costa de la Liguria, Cinque Terre forma parte de uno de los litorales más pintorescos y atractivos del norte de Italia.

Esta región cercana a la ciudad de Pisa, entre Punta Mesco y Punta di Montenero debe su nombre a los cinco hermosos pueblecitos coloridos que, aferrados a los acantilados, otean contrastantes el azul del Mediterráneo.

Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore. Localidades de excepcional encanto y belleza que, sin duda abanderan una de las zonas turísticas más codiciadas del norte de la península itálica. No es pues un hecho casual que, en mil novecientos noventa y siete, la Unesco declarara Cinque Terre Patrimonio de la Humanidad. Una distinción honorífica no solo en favor de sus excepcionales paisajes, sino también, un reconocimiento a la magia y el encanto pretérito que aún conserva el lugar y que pocos enclaves en el mundo son capaces hoy, de conservar.

Detalles históricos

Alzado sobre el cobalto, la historia de este pedacito de Italia cognado de color se remonta al s. XI, situándose bajo la hegemonía de Génova.

Tiempo después, en torno al s. XVI, las localidades adscritas bajo el nombre de Cinque Terre reforzaron y construyeron nuevas fortificaciones como baluarte ante las incursiones del reino turco, aunque finalmente el ocaso llegó cien años después.

No fue hasta el s. XIX cuando, la construcción del arsenal militar de La Spezia y la línea férrea consiguieron revertir el aislamiento de la región, aunque el abandono de las actividades agrícolas tradicionales fundamentó definitivamente la migración de sus habitantes.

En mil novecientos sesenta, llegó la fiebre turística y con ella el renacer de la zona, así como el de cada uno de sus pueblos, de los que a continuación os contamos su breve historia.

Monterosso al Mare

De origen romano, Monterosso desarrolló una importante labor defensiva durante el periodo lombardo, aunque quizás la etapa más difícil tuvo lugar durante la época medieval, cuando la localidad fue objeto de disputa entre diversas familias pudientes, hasta que finalmente se unió de manera definitiva a la República de Génova.

Hoy, con una población que no supera los dos mil habitantes, Monterosso se dedica principalmente al turismo.

Edificios de Monterosso al Mare.

Vernazza

Del mismo modo que su localidad vecina, Vernazza debe su origen al Imperio Romano y también tuvo un papel destacado durante el medievo, hasta que en el año mil doscientos setenta y seis cayó en manos de la república genovesa.

Actualmente, la localidad se erige como parte viva de la historia de la Liguria gracias a la conservación de su patrimonio arquitectónico que destaca sobremanera en un entorno paisajístico salvaje y natural.

Panorámica de Vernazza.

Corniglia

Situada en el punto más alto de Cinque Terre, Corniglia, aldea de origen también romano, fue poseída por tres familias durante la Edad Media, hasta que Génova y su república se hicieron con ella en mil doscientos setenta y seis.

A día de hoy, la localidad despunta entre los cinco municipios de la región por su carácter rural y su peculiar ubicación, un risco de acceso complicado a cien metros sobre el Mediterráneo.

Panorámica de Corniglia.

Manarola

Manarola es formalmente, parte de Riomaggiore, aunque sus orígenes son muchísimos más antiguos.

La localidad que hoy vemos es también pretérita, ya que se erigió durante el s. XII como ampliación de Volastra, un pueblo adyacente que se vio desbordado por el aumento de la migración en la zona.

Del mismo modo que los municipios anteriores, Manarola pasó a formar parte del subyugado genovés durante el siglo XIII.

Panorámica de Manarola al atardecer.

Riomaggiore

Plácida y bella, es más que probable que Riomaggiore se fundara durante el s. VII, del mismo modo que sus pintorescas vecinas; atravesando un eterno periplo de dominaciones por parte de las familias feudales más conocidas de la región (los Turcotti, los Ripalta y los Fieschi, entre otros) hasta que la potente Génova la sustrajo, como hizo con toda Cinque Terre.

Panorámica de Riomaggiore.

Visitar Cinque Terre

En primera instancia debemos recordar que Cinque Terre no es un lugar concreto. Se trata de una región de la Liguria que, como ya hemos mencionado, se extiende desde Punta Mesco a Punta Montenero y que comprende los cinco municipios anteriormente mencionados. Así que, visitar Cinque Terre, es detener el tiempo y perderse en cada uno de ellos.

A continuación, os describimos brevemente que tesoros esconden estos maravillosos enclaves litorales.

Monterosso al Mare

Aunque Monterosso no sea quizás de las localidades visualmente más espectaculares, lo cierto es que su centro histórico es de los más representativos. Algunos de sus atractivos son la iglesia de San Giovanni Battista, el Monasterio de los Capuchinos, la villa Montale, la estatua del Gigante o la torre de Aurora. Aunque no debemos olvidarnos de su costa y de las excepcionales panorámicas que esta nos regala.

Vernazza

Junto a Manarola, este municipio es un imprescindible en Cinque Terre.

Encaramado a los rocosos acantilados, Vernazza salpica de color la tierra y el mar que lo abrazan y otorga un contraste especial a su histórica arquitectura entre la cual destaca la iglesia parroquial de Santa Margarita de Antiochia, la fortaleza o el Belforte (muralla que en su día se alzó como bastión ante los ataques corsarios).

Descubierto su corazón, lo mejor es recorrer alguno de los numerosos senderos que, serpenteantes, transitan de manera pícara recorriendo el litoral, deteniéndonos a contemplar las impresionantes vistas que regalan sus miradores; en los cuales, hipnotizados por el paisaje, nos es imposible avanzar.

Corniglia

Sobre rocas precipintantes al mar, Corniglia nos ofrece las mejores instantáneas del Mediterráneo, aunque no nos permite acceder a él. Rodeada de viñedos, esta pequeña localidad representa la cara interna de esta idílica zona costera, escondiendo tras sus muros verdaderas perlas como las ruinas del Castillo de Corniglia, el oratorio de Santa Catalina o la iglesia de San Pedro. Sin duda uno de los lugares más apacibles de Cinque Terre, en el que poder disfrutar de los maravillosos vinos de la región.

Manarola

Alzándose como número uno, Manarola es cita obligada durante nuestro viaje a Cinque Terre. Se afirma que la localidad es la más antigua de todas las que abraza la región de la Liguria y verdaderamente su estructura sinuosamente medieva así lo constata.

Entre sus atractivos destacan los restos de la antigua fortaleza y el baluarte, aunque lo mejor por descubrir se situa en su entorno a través del recorrido del sendero “Via dell’Amore”, uno de los más conocidos de la zona; el cual transcurre hasta Riomaggiore. Lamentablemente, la ruta esta actualmente impracticable debido a unos desprendimientos, aunque recientes informaciones apuntan a una reapertura programada para dos mil veintitrés.

Riomaggiore

Finalmente, Riomaggiore, el municipio más cercano a La Spezia.

De mayores dimensiones, pero verdaderamente igual de espectacular, esta localidad costera parece precipitarse a la mar. Con una estructura y distribución casi imposibles, subir a la Torre del Reloj nos permitirá apreciar su atípica y embelesante arquitectura que de manera picaresca desafía al litoral.

Iglesia de San Giovanni Battista en Monterosso al Mare

¿Cómo llegar?

Aunque Cinque Terre es una región muy visitada, parece ser que aún no forma parte de los circuitos turísticos más destacados del país, por lo que hoy su acceso todavía comporta cierto peregrinaje y la toma de más de un transporte.

A continuación, os comentamos cuáles son vuestras opciones para llegar a destino.

En Avión

Como os comentábamos en líneas anteriores, Cinque Terre no está considerada como una de las regiones más representativas de Italia, ciñéndonos a términos económico-turísticos. Es por eso que ni los pueblos ni las ciudades cercanas a la zona disponen de aeropuerto.

Teniendo en cuenta este precepto, la opción es volar a ciudades como Florencia (a 155 km), Génova (a 100 km) o Pisa (a 98 km), la cual se presenta como alternativa más apropiada, y una vez hayamos aterrizado escoger otro medio de transporte que nos acerque al lugar.

En coche

Después de tomar tierra, una opción es alquilar un vehículo, aunque no es del todo necesario, ya que los pueblos de Cinque Terre están bastante bien comunicados gracias a las diversas soluciones que ofrece el transporte público. De todos modos, os informamos sobre las rutas a seguir.

Si nuestra llegada es desde la zona norte en Génova, deberemos tomar la autopista E80 en dirección Roma hasta la salida en Levanto y posteriormente seguir las indicaciones pertinentes hasta Cinque Terre o en su defecto, hasta Monterosso al Mare si iniciamos nuestro viaje por las localidades del norte.

Realizar este trayecto nos llevará alrededor de hora y media y deberemos tener en cuenta el pago pertinente de peajes, que en Italia está sujeto al tipo de vehículo con el que circulemos y el trayecto que recorramos con él.

Si por el contrario, aterrizamos en los aeropuertos de Florencia o Pisa, tomando la misa E80 deberemos salir en La Spezia y desde esta población atender a las indicaciones hacia Cinque Terre o hacia Riomaggiore si deseamos emprender nuestra visita desde el sur.

El trayecto desde Florencia es de una hora y cuarenta y cinco minutos, mientras que desde Génova (ciudad más cercana) es de una hora y veinte.

En tren

Todos los pueblos que conforma Cinque Terre y sus ciudades colindantes disponen de estación de tren, y sin duda es la mejor opción para llegar hasta la zona y desplazarse por ella.

La mejor comunicación la ofrece La Spezia. Su estación Centrale mantiene conexión directa con Roma, Florencia, Pisa, Génova, Milán y otras ciudades y a la vez ofrece servicios regulares hacia todas las poblaciones del litoral de la Liguria a través de los convoyes Regionales, Regionales Veloce o los pertenecientes al Cinque Terre Express. La mayoría de estos paran en Riomaggiore, Monterosso, Levanto y La Spezia, pero solo algunos lo hacen en Manarola, Corniglia y Vernazza, por lo que será clave consultar toda la información sobre los recorridos, horarios y precio de los billetes en la web de Trenitalia.

En barco

Los puertos turísticos más importantes y cercanos son los de Génova (a 98 km) y Livorno (a 111 km). A partir de ahí, del mismo modo que sucede en la Costa Amalfitana (situada en la región italiana de la Campania), es posible conocer los pueblos de Cinque Terre a través de sus pequeños embarcaderos (a excepción de Corniglia, localidad interiro), aunque estos servicios náuticos solo conectan la zona de Levanto, La Spezia y Portovenere; por lo que no es posible acceder por mar a destinos algo más alejados.

Excursiones y tours

Otra manera de conocer cómodamente la zona es apuntarse a alguno de los tours que se organizan desde diferentes puntos de Italia. Estas excursiones guiadas incluyen el transporte de ida y vuelta y son una opción asequible para visitar y ver lo mejor de cada lugar en un solo día.

Andando

Debemos recordad que uno de los mayores atractivos de Cinque Terre son sus maravillosos senderos, por lo que es sin duda el paraíso de los amantes del trekking.

Estas rutas se establecen paralelas al litoral y unen los distintos pueblos de la zona en unas seis horas (sin paradas, claro está). Pero debemos advertiros que su tránsito no es gratuito y que en pro de su conservación las autoridades han expedido una tarjeta, la Cinque Terre Trekking Card, que permite el acceso a ellas. Esta puede ser adquirida en las taquillas situadas en los puntos de inicio de cada camino.

Panorámica de la costa de La Spezia.

¿Dónde comer?

Comer mal en Italia es prácticamente imposible, aunque lugares malos, de haberlos hay los. Pero consideramos que no es el caso de los locales que os sugerimos a continuación y que encontramos repartidos a lo largo y ancho de la geografía del lugar.

Nuestra primera sugerencia nos conduce hasta el “Da Eraldo”, en Monterosso al Mare. Un pequeño restaurante familiar con unos fogones de calidad que ofrece raciones correctas a precios francamente razonables, teniendo en cuenta el ambiente turístico que invade la región.

Nos trasladamos un poquito más al sur, entre Manarola y Riomaggiore, para conocer el Nessun Dorma, un alucinante establecimiento con vistas al Mediterráneo donde los “spaguetti e vongole” saben a gloria.

¿Os contamos un secreto? Si sois más de plan mochilero y con cualquier cosa os apañáis, subiendo hacia la montaña, justo sobre el local, hay un merendero donde organizar vuestro picnic y gozar de las mismas panorámicas.

Finalmente, en Riomaggiore encontramos Il Pescato Cucinato, donde podremos degustar el mejor “pescaíto frito” de Cinque Terre.

Recordaros como siempre, dejar sitio para el postre; pues visitar Italia y no deleitarse con sus maravillosos helados, seguro que es pecado mortal.

Spaguetti e vongole
Contactos

Ristorante Da Eraldo

Ristorante Nessun Dorma

Ristorante Il Pescato Cucinato

¿Dónde alojarse?

Cualquiera de los pueblos y ciudades pertenecientes y circundantes a Cinque Terre presentan muy buena oferta hotelera, aunque quizás Monterosso al Mare, sea el municipio del litoral con mayor variedad; ya que es el mayor en cuanto a extensión y densidad demográfica. En él os invitamos a conocer I Lecci di Soviore, un alojamiento de gestión particular situado en pleno corazón del parque natural de Cinque Terre, a tan solo cinco kilómetros de la localidad. Este hotel ofrece además de todas las comodidades, unas espectaculares vistas al mar.

Al sur de la región, en Manarola, encontramos el Marina Piccola a escasos dos minutos de las playas del municipio. Sus vanguardistas habitaciones disponen de baño privado y algunas incluso vistas. Además, el Marina sirve un variado desayuno buffet dulce y salado que incluye algunos de los productos más representativos de la región.

Y para concluir, si vuestro deseo es instalaros en un municipio algo más poblado y con mayor oferta de ocio, La Spezia es el lugar ideal. Allí encontramos el Gemma della Cinque Terre un hotel sin pretensiones situado en el corazón de la localidad que presenta una muy buena relación calidad-precio y una atención al cliente verdaderamente excepcional; ofreciendo asistencia turística y gestión de adquisición de entradas para algunos de los monumentos y atractivos de la zona.

Desayuno junto a la piscina en un Hotel en Manarola.
Contactos

Hotel I Lecci di Soviore

Hotel Marina Piccola

Hotel la Gemma della Cinque Terre

Actividades relacionadas