Foto de Portada

De Guiza a Meidum: Una ruta por la historia de las pirámides de Egipto

La civilización egipcia fue uno de los imperios más ancestrales de la humanidad. Grandes hitos de su historia ocurrieron milenios antes del inicio de nuestra era y personajes que para nosotros ya son leyenda, como el emperador Alejandro Magno (356-323 a.C.), miraban a Egipto ya como algo muy antiguo y mítico. Y es que a nuestros ojos, varias de las construcciones y acontecimientos que trataremos están entre 4700 y 4500 años alejados en el tiempo. Sólo pensar con todo lo ocurrido históricamente desde su construcción hasta la actualidad, genera vértigo a un servidor que está escribiendo estas líneas. Pero demos un poco de preámbulo sobre qué son y de donde provienen las pirámides.

Influencias

Hay dos tipos de construcciones anteriores que pudieron influir en la creación de las pirámides, uno más lejano en el espacio y el tiempo y otro que parece más cercano y lógico. El primero se trataría de los ziggurats, unas estructuras de tamaño gigantesco que se empezarían a construir sobre el año 4000 a.C. en la zona de Babilonia. Estas tienen forma de pirámide escalonada y elevaban sobre ella un templo que sólo era accesible para los sacerdotes que protegían a sus dioses. Aunque hay opciones de que haya podido influenciar a la cultura constructiva egipcia, la lógica nos lleva al segundo tipo como una base que luego evolucionarían: las mastabas.

Estos edificios, mayoritariamente de forma trapezoidal, servirían de sitio de entierro para grandes personalidades egipcias durante el Periodo Arcaico (3100-2686 a.C.) y el Imperio Antiguo (2686-2200 a.C.) y luego se conservarían mayoritariamente para personalidades secundarias del círculo del faraón. Pero con el aumento de poder y ambición por parte de los faraones, se empezaría a visionar que esta forma trapezoidal (que busca eludir a las montañas que les acercaban al cielo y a los dioses) se podía desarrollar más. ¿La conclusión más fácil? Apilar mastabas cada vez más pequeñas que emulaban la forma de montaña de forma piramidal escalonada. Para demostrar este hecho trataremos la pirámide más antigua del recorrido.

La Pirámide Escalonada de Djoser (2670 aC): Mastaba sobre mastaba

Hacia el año 2686 a.C. las partes de el Bajo Egipto (el delta del Nilo hasta El Cairo) y el Alto Egipto (900 km de recorrido del Nilo desde El Cairo hasta Asuán en el sur) serían unificados presumiblemente por el faraón Djoser, el cuál empezaría la III dinastía reinante en Egipto y se le considera como iniciador del Periodo del Imperio Antiguo. Todos esos logros vitales y un reinado prolongado que duró entre 19 y 28 años, le otorgarían un estatus y una economía muy remarcable. Si además el faraón era visto como un dios en la Tierra, en este caso se había materializado en una época de bonanza que le añadía más pompa a su paso por el mundo de los mortales. Por esa razón, su edificio funerario tenía que alcanzar una categoría nunca vista entre las mastabas hasta ahora construidas.

Para ello, Djoser le pidió a su canciller, Imhotep, que supervisase la construcción de su tumba en Saqqara. Este hombre, que probablemente era una de las figuras más ilustres de la época, se le ha asignado de manera legendaria el diseño de esta pirámide. Esta afirmación que no es del todo segura igualmente le valió una divinización tanto en su época como en milenios y civilizaciones posteriores. La particularidad de su estructura es que coloca una mastaba de planta cuadrada sobre otra hasta alcanzar los 6 niveles y los 62 metros de altura. En su momento se recubrió toda de placas pulidas de piedra caliza blanca y en su interior se elaboró un laberinto en el que ocultar el cuerpo de Djoser. El complejo funerario de Saqqara se completaría con una estatua de Djoser, 11 construcciones como tumba de ancestros reales y objetos que Djoser quería preservar.

Horario

De lunes a domingo de 8 a 17h

Precio

1.18EUR (precio normal), 0.59EUR (estudiantes)

Contacto

Dirección: Al Giza Desert, Giza Governorate 3352001, Egipto (ver en Google Maps)

Meidum y Dahshur (2613-2551 aC): Ensayo, error y ajuste

Al final de la tercera dinastía (2613 a.C.), el faraón Huni dejaría tras su muerte una pirámide inacabada a 72 km al sur de El Cairo, en el recinto de Meidum. A través de ella el primer faraón de la IV dinastía, Seneferu, experimentaría con sus arquitectos y constructores una forma piramidal más definitiva que las logradas anteriormente. La Pirámide de Meidum al final servía de campo de pruebas de su otro proyecto en activo más al norte, en Dahshur. En Meidum se iría probando de dar altura a la estructura aprovechando la base presente dando a entender que de haberse podido acabar la carcasa piramidal de lo que vemos hoy en día, la construcción hubiera alcanzado los 95 metros. Pero la edificación colapsaría por su verticalidad, replanteando las tareas en el norte.

La construcción que se estaba elaborando en Dahshur ya estaba pensada como una pirámide de forma pura, pero Seneferu y sus trabajadores pensando que podía seguir el mismo destino que la del sur, harían un ajuste. La construcción tenía hasta el momento una verticalidad de 54º para lograr más altura, pero siendo esta presumiblemente similar a la de Meidum, se optó por ajustar la inclinación a 47º hasta el final de la obra. Este ajuste le daría el aspecto que le ha valido ser bautizada como la Pirámide Acodada. Si bien Seneferu y su equipo habían logrado un avance en la construcción de pirámides, esta no era la visión completa que tenía en su mente. El objetivo era lograr la forma perfecta que le aproximase más a los dioses al partir de este mundo.

Las políticas de expansión comercial y de incremento de mano de obra de Seneferu le hacían pensar que había opciones de hacer una nueva pirámide, aunque se aseguró de hacer un recinto funerario alrededor de su Pirámide Acodada por si no se podía acometer su propósito en vida. Esa decisión resultaría acertada, ya que si bien bajo su reinado se proyectaría la nueva construcción, esta se trasladaría a la realidad bajo el reinado de su hijo Khufu (Keops) y sus nietos Djedefre y Khafre (Kefren).

La Pirámide Roja de Dahshur (2575-2551 aC), supone la primera construcción de este tipo en lograr la forma piramidal pura. Su inclinación es la misma que la parte alta de la Pirámide Acodada, pero su base es mucho mayor para poder alcanzar los 105 metros de altitud. Su nombre se debe a la piedra caliza roja con la que está realizada, aunque hasta la Edad Media tenía un recubrimiento plano de piedra caliza blanca.

Horario
  • Pirámide de Meidum: De lunes a domingo de 8 a 16h
  • Complejo de Dahshur: De lunes a domingo de 9 a 17h
Precios
  • Pirámide de Meidum: 0.31EUR (entrada general), 0.1EUR (ticket para poder acceder con cámara)
  • Complejo de Dahshur: 0.59EUR (precio normal), 0.29EUR (precio estudiantes)
Contacto

Pirámide de Meidum:

  • Teléfono: +201001473643
  • Dirección: 95Q5+82R, El Wasta, Beni Suef Governorate 2753212, Egipto (ver en Google Maps)

Complejo de Dahshur:

  • Dirección: Red Pyramid, Al Giza Desert, Giza Governorate 3300001, Egipto (ver en Google Maps)

El Complejo Piramidal de Guiza (2570-2510 aC): El clímax arquitectónico

Si con Seneferu se había logrado un paso adelante muy importante en lo que a estas tumbas monumentales se refiere, sus descendientes colmarían su visión y la superarían. Con las nuevas rutas que se abrirían por el Mar Rojo se harían expediciones comerciales y por oro que beneficiaría a Khufu (Keops), hijo o hijastro del faraón Seneferu. Con ello podría realizar la Pirámide Roja y realizar la Gran Pirámide de Guiza. Esta obra de la que os hablamos ampliamente en un artículo anterior nos muestra una estructura mayor en todos los sentidos a la dedicada a su predecesor, llegando a los 147 metros al final de su construcción y actualmente a los 139 al perder su revestimiento blanco y su punta dorada.

Los bloques de esta pirámide venían desde Asuán por el río Nilo, es decir, la frontera por el sur a 900 km y al pasar el río más cerca de la construcción que en la actualidad, era relativamente más sencillo llevarlos al punto de destino. Las inscripciones de las tumbas indican que se estuvieron 10000 trabajadores trabajando en turnos de 3 meses durante cerca de 30 años para realizar la labor. Y este esfuerzo tan ambicioso nos lleva a tener la estructura más alta de la Tierra durante 3800 años hasta la finalización de la Catedral Lincoln (Londres) en 1311. Dos cementerios, varias mastabas, un templo funerario y el espacio para colocar botes rodean la gigantesca tumba.

A partir de este modelo, las dos generaciones siguientes también quisieron emular este hito arquitectónico. El primero sería Khafre (Kefren), que tras suceder a su hermano Djedefre como faraón, decidiría poner su tumba junto a la de su padre. La Pirámide de Khafre (136 m) en un primer momento parece más alta que la de su padre, pero simplemente se aprovecha de estar construida sobre un punto más elevado de la meseta de Guiza. A ella está asociada la Gran Esfinge que fué esculpida aprovechando la roca que sustenta la estructura. Entre sus patas frontales hay una tabla erigida por Tutmosis IV en el 1401 aC. En ella, este faraón de la XVIII dinastía reivindica que la esfinge le reveló que debía ser faraón. La especulación histórica se plantea si la mala fortuna de los otros o él mismo allanaron el camino para un cargo al que en principio no tenía que llegar.

La última de las pirámides faraónicas es la de Menkaura, la cuál es la de menor tamaño (65 m) y se especula de que tiene un acabado menos pulcro que las otras dos pirámides debido a la muerte del faraón, que habría acelerado las obras. Pero estas piedras menos pulidas habrían estado escondidas bajo una bella cobertura de granito rosado traído de Asuán. Las tres pirámides pequeñas en la cara sur podrían estar dedicadas a las reinas de Khafre o a las hermanastras de Menkaura, las cuales estaban recibiendo un trato mucho más cercano al faraón que los familiares de Keops y Kefrén. Otros edificios relevantes serían las casernas para los barqueros tras la pirámide de Kefrén o la Mastaba de Khentkaus I, hija de Menkaura y muy probablemente faraona por la inscripción de la puerta.

Horario
  • Acceso al Recinto: Abierto las 24h
  • Pirámide de Khufu: De lunes a domingo de 8 a 17h
  • Pirámide de Khafre: De lunes a domingo de 7 a 15h
  • Pirámide de Menkaura: De lunes a domingo de 7 a 17h
Precio
  • Acceso al Recinto: 1.18EUR (precio normal), 0.59EUR (precio estudiantes)
  • Pirámide de Khufu: 1.96EUR (precio normal), 0.98EUR (precio estudiantes)
  • Pirámide de Khafre: 0.59EUR (precio normal), 0.29EUR (precio estudiantes)
  • Pirámide de Menkaura: 0.49EUR (precio normal), 0.29EUR (precio estudiantes)
Contacto

Ruta ordenada con indicaciones entre destinos para visitar las pirámides de Egipto

Os facilitamos en el siguiente enlace una ruta para acceder a las pirámides tratadas en este reportaje. El punto de referencia es la ciudad de El Cairo, punto donde se ubican tanto el Aeropuerto Internacional de El Cairo (este de la ciudad) como el Aeropuerto Internacional de la Esfinge (oeste de la ciudad). El punto más lejano de la ruta se sitúa en Meidum el cual por autopista se puede ir de manera más directa cubriendo unos 80 km desde la parte más lejana en el recinto de Guiza.

Puntos de interés tratados en el artículo

Actividades relacionadas

Contenido relacionado

¿Qué te ha parecido este artículo?