Logo de Womondoo
Womondoo
¿Qué ver en Plovdiv?
Vista de Plovdiv

Situada en la histórica región de Tracia, en el sureste europeo, encontramos Plovdiv, la segunda ciudad más poblada de Bulgaria. Pasear por sus calles nos permite formar parte de un legado cultural que se remonta sesenta siglos atrás, otorgándole el título de ciudad más antigua del continente.

Descubrir sus rincones, conocer sus secretos, contactar con su gente… es sentir ese legado intangible que numerosas civilizaciones atestiguaron en la ciudad.

Esta ciudad puberte y anciana cuenta con numerosos atractivos de gran riqueza cultural y natural que permiten a sus visitantes un viaje divergente entre el pasado y el aquí y ahora, el clasicismo y la vanguardia, la belleza material y la etérea. Sin duda, un retorno a los orígenes, a la cuna la civilización.

Que ver en Plovdiv en un día

Plovdiv es una ciudad ideal para andar, ya que su superficie no es muy extensa y apenas hay tráfico, lo que nos permite disfrutar de todos sus lugares de interés en tan solo un día. Algunos de ellos son:

Complejo arqueológico de Nebet Tepe

Situado en las afueras, encontramos la zona cero, punto de origen de los vestigios que arcaicas civilizaciones dejaron para erigir la ciudad que es hoy Plovdiv. Aquí fue donde los tracios levantaron su primer asentamiento, y donde los romanos, siglos después, construyeron las murallas que hoy intuimos a través de sus restos. A pesar de sus reducidas dimensiones, Nebet Tepe se ha convertido en el lugar ideal para obtener las mejores panorámicas de la ciudad y contemplar los espectaculares ocasos que su privilegiado enclave, en la parte alta de una de las siete colinas de Plovdiv, nos proporciona.

Complejo arqueológico situado sobre una de las siete colinas de Plovdiv

Ciudad vieja

Iniciamos nuestro paseo urbano visitando una de las zonas con mayor atractivo turístico de la ciudad, la cual se extiende por tres de las siete colinas que componen la orografía de Plovdiv. Durante el recorrido por sus calles empedradas y al cobijo de frondosas arboledas, podremos descubrir los restos de la muralla fortificada (construida en época del imperio romano), visitar bellas casas de estilo barroco balcánico reconvertidas es museos, deleitarnos con las obras expuestas en sus abundantes galerías artísticas o detenernos para escuchar el repique de campanas de su iglesia ortodoxa.

Calle peatonal de la Old town de Plovdiv

Las casas del Renacimiento Nacional de Bulgaria

Para todos aquellos que no conozcan la historia, la época del Renacimiento Búlgaro tuvo lugar a finales del S. XIX, con especial arraigo en Plovdiv. Durante ese periodo, y aún bajo la influencia del Imperio Otomano, la ciudad empezó a desarrollar una nueva corriente artística, mezcla de los estilos eminentemente occidentales, propios de ciudades como París o Viena. Una seña de identidad que Plovdiv logró imprimir tanto en su arquitectura como en otras disciplinas artísticas. Prueba de ello son las preciosas y coloridas casas de la burguesía Plovdivnense; profusas en ventanas, como símbolo de las riquezas de sus moradores y que amenizan nuestro recorrido visual por el centro histórico de la ciudad.

Existe la posibilidad de adquirir billetes combinados que permiten visitar algunos de los lugares más pintorescos del casco antiguo de la ciudad, entre ellos, las casas del Renacimiento búlgaro.

Coloridas casas de arquitectura perteneciente al Renacimiento búlgaro

Puerta de Hissar

A cobijo de las mencionadas casas del Renacimiento, encontramos la Puerta de Hissar, uno de esos rincones que proporciona anheladas instantáneas souvenir, aquellas que, más que capturar el momento, son capaces de capturar la magia de aquello que descubrimos. Esta “puerta de la fortaleza”, nos da la bienvenida a una de las ciudadelas europeas con más solera y nos permiten visitar los restos de una de las grandes torres de su muralla.

Puerta de Hissar y parte de la muralla de la ciudadela de Plovdiv

Antiguo Teatro Romano de Philippopolis

Escoger alguno de los monumentos o atractivos turísticos de Plovdiv como símbolo sería eminentemente pretensioso, pero si tuviésemos que arriesgar, el Teatro Romano, se posicionaría en el top five de nuestra lista. Construido durante el s. I, está considerado como uno de los más bellos del país, acogiendo en su época dorada todo tipo de espectáculos teatrales y de gladiadores, así como convirtiéndose en sede de la Asamblea General de la roma tracia. Sin duda, uno de los lugares que visitar en Plovdiv. El precio de la entrada, 5 BNG (2.56EUR).

Contrapicado del teatro romano de Plovdiv

Museo Etnográfico

Otra visita obligada es la que nos detiene en el Museo Etnográfico, ubicado en una de las mencionadas y reconvertidas casas del Renacimiento Búlgaro. Su opulenta arquitectura, propia del estilo descrito y su patio ajardinado son ya un deleite en sí. El espacio alberga multitud de enseres relacionados con la vida cultural, las tradiciones y la población de la ciudad; una joya para todo aquel visitante de mente inquieta, que pretenda despojarse del rol de mero turista y convertirse en un lugareño más, aunque sea solo de manera temporal.

Fachada de la antigua casa renacentista reconvertida en el Museo Etnográfico de la ciudad

Barrio de Kapana

Partiendo de la plaza Rimski Stadion, donde se ubica la mezquita Dzhumaya, encontramos el Barrio de Kapana, cuna de artesanos y artistas que en la actualidad acoge los locales, restaurantes y tiendas más bohemias de la ciudad. El trazo irregular de sus calles, (inscrito en su propio nombre, Kapana = trampa), dibuja un psicodélico recorrido de color, diseño y arte urbano que convierten Kapana en el barrió de moda con mayúsculas.

Imagen de una de las coloridas calles del Barrio de Kapana, Plovdiv

Farmacia museo Aprens Hipocrat

Entre las antiguas paredes de la farmacia del Dr. Sotir Antoniadi, una de las primeras en alzar la persiana en Plovdiv, y la cual estuvo en activo hasta los años veinte, encontramos el Museo Hipócrates, el cual relata la historia de la farmacia de finales del Imperio Otomano hasta la de la década de los ochenta. Una colección privada de enseres y muestras originales que permiten recrear el ambiente de las boticas de antaño; donde se preparaban remedios basados en la tradición popular, a base de plantas, minerales y grasas naturales. La parte baja del edificio alberga un pequeño local comercial y ejerce de antesala del coqueto jardín en el cual, aún hoy, podemos recolectar algunas de las hierbas medicinales que el Dr. Sotir seleccionaba para elaborar sus fórmulas magistrales.

Alacenas llenas de antiguos tarros usasos en la antigua farmacia Museo Hipócrates de Plovdiv

Snezhanka, la cueva de Blancanieves

Visitar Bulgaria es visitar un país de gran riqueza natural y paisajística: ríos, montañas, playas, valles… pero los verdaderos tesoros son los que se esconden bajo tierra, y Plovdiv no es una excepción. A cuarenta kilómetros al suroeste encontramos la cueva de Snezhanka, una formación rocosa kárstica de mármol blanco (al cual debe su nombre, Blancanieves), formada por la erosión del agua, hace ya más de tres mil millones de años. Descubierta en mil novecientos sesenta y uno, es una de las más bonitas de Bulgaria por lo que cuenta con tours guiados cada hora, que permiten deleitarse con la belleza de sus estalactitas cuidadosamente iluminadas.

Entrada de la cueva Snezhanka de Plovdiv, Bulgaria.

Tours sugeridos