Aveiro canales

Viajar a Aveiro

Portugal es un país que cuenta con innumerables atractivos turísticos que van más allá de las conocidas Oporto y Lisboa, y Aveiro es uno de ellos.

Situada en la Región Centro, cerca de Coimbra, esta pequeña ciudad conocida como la "Venecia portuguesa" gracias a los canales que la atraviesan y a sus “moliceiros” (embarcaciones turísticas similares a las góndolas venecianas), se ha convertido en uno de los lugares más interesantes del norte luso.

Pero Aveiro cuenta con otros muchos reclamos que nada tienen que envidiar a su homóloga italiana. Como sus casitas de rayas de colores, sus exóticas playas, el art decó de sus edificios o su gastronomía y sus vinos. Una mezcla ecléctica que evidencia los contrastes que ofrece la localidad. Un lugar donde pasado y presente se aúnan de manera sincrónica ofreciendo a sus visitantes algo único y genuino.

Detalles históricos

Aunque se cree que fue fundada por los romanos bajo el nombre de “Aviarium”, las primeras referencias manuscritas que nos llegan sobre Aveiro datan del año novecientos cincuenta y nueve y nos hablan sobre una localidad sustentada a través del comercio marítimo. Una actividad que durante centenares de años ha beneficiado su crecimiento gracias, sobre todo, a su excelente ubicación; próxima a numerosas salinas donde el bacalao ha sido y sigue siendo la captura por excelencia.

Entre los s. XVI y XVII se produjo en la villa un estancamiento de las aguas de su laguna debida a una inestable comunicación entre la ría y el mar que obligó a cerrar su canal. Este hecho provocó una fuerte migración por parte de los habitantes (los cuales se dedicaban mayoritariamente a la pesca) y la consecuente crisis socioeconómica.

Es en ese momento cuando se establecen nuevos pueblos pesqueros adyacentes al municipio, que hoy forman parte del extrarradio de Aveiro.

En mil setecientos cincuenta y nueve, la villa ascendió a ciudad, convirtiéndose en sede de la diócesis de la región, restituyendo su posición y adquiriendo relevancia en el contexto económico portugués.

Hoy la localidad cuenta con una población cercana a los cincuenta y cinco mil habitantes y la ría sigue siendo el eje motor de su economía gracias a su productividad y a su fuerza, capaz de erigir una de los accidentes fluviales más importantes y bellos del Atlántico, la laguna.

Casas rayadas de colores de Costa Nova, Aveiro.

Visitar Aveiro

Como un enorme corazón, como un cuerpo vivo capaz de unir tierra y mar. Así describía José Saramago a Aveiro, un enclave donde agua y color cobran protagonismo.

Muchas son las razones que convierten este municipio en uno de los rincones con mayor atractivo de Portugal. Su accesibilidad, su cercanía a otras ciudades importantes como Oporto y Coimbra… Pero lo que sin duda lo erige como reclamo es el conjunto que esbozan entorno, tradición y arte. Unas características que quedan expuestas sobremanera en muchos de sus rincones, monumentos y atracciones como los que os describimos a continuación.

Costa Nova y sus casas de colores

Situada a orillas de la ría encontramos Costa Nova, una de las zonas más conocidas, sobre todo por el espectáculo visual que ofrecen sus pintorescas casitas.

Aunque formalmente no pertenece a Aveiro, lo cierto es que el conjunto arquitectónico, forma parte del legado que los antiguos pescadores emigrantes dejaron en las cercanías de la ciudad.

Hace años estas residencias pasaron a ser casas de verano y actualmente tomar una instantánea de ellas se ha convertido en el must de todo instagramer.

La Sé de Aveiro

Construida durante el s. XVIII, esta catedral de estilo gótico se erige como la obra litúrgica más importante de la localidad.

Antiguo Convento de Jesús

Frente a la catedral encontramos uno de los edificios más representativos del municipio, el Convento de Jesús, conocido también como el convento de Santa Joana y que hoy es sede del museo de la ciudad.

Entre sus obras destacan las colecciones de arte local y la tumba de la princesa Santa Joana.

La Plaza de la República

Se trata de la plaza principal, situada en el corazón de Aveiro, en la cual encontramos espectaculares edificios como el del ayuntamiento, datado en el s. XVIII o el del Teatro Averiense, de mediados del XX.

El Barrio de Beira Mar en Aveiro

Este histórico barrio de pescadores nos habla de la esencia y tradición de la ciudad. Sus estrechas callejuelas, sus canales o la plaza do Peixe son la seña de identidad de un lugar lleno de ambiente que hoy se erige como marco de la vida ociosa de la localidad.

La Plaza del Mercado do Peixe

Si la plaza de la República representa el corazón histórico de Aveiro, la del Mercado do Peixe es sin duda su aparato locomotor; pues es el lugar donde el pescado fresco del día entra en circulación. Una zona que nos permite conocer el día a día de sus habitantes.

Los Canales

La localidad debe mucha de su fama a sus canales y a los “moliceiros” que los recorren. Un entramado fluvial de casi cincuenta kilómetros que hoy se ha convertido en una de sus mayores atracciones turísticas.

Navegar por el Canal Central, el de las Pirámides, el de Sao Roque o el de Casi Mercantéis a bordo de sus coloridas embarcaciones conducidas por los “timoneiros” es algo que sí o sí hay que hacer si viajamos a este bello paraíso portugués.

Museo de Vista Alegre

Inaugurado en mil novecientos veinte, el Museo de Vista Alegre rinde tributo a la porcelana averiense recreando su producción artesanal y brindándonos la oportunidad de conocer en profundidad uno de los oficios más relevantes del país.

Ubicado en la fábrica de una antigua colonia, acercarnos a Vista Alegre nos permitirá además visitar la Capilla de la Virgen de la Peña de Francia, catalogada como monumento nacional.

Las Playas de Aveiro

El litoral de Aveiro se caracteriza por el fuerte oleaje y por albergar multitud de playas y bahías prácticamente vírgenes, ideales para practicar surf, kite o simplemente gozar del gran atractivo visual que ofrecen. Entre ellas destacamos Playa da Barra (junto a la desembocadura de la ría, se erige como la mejor opción para la realización de deportes acuáticos), Playa da Costa Nova (caracterizada por su tranquilidad y el colorido de su entorno, es una de las más apreciadas tanto por los lugareños como por los turistas) o Playa de São Jacinto (ubicada en la impresionante Reserva Natural das Dunas de São Jacinto, la cual cuenta con una extensión de casi 7 km).

El Faro da Barra

Situado junto a su homónima playa, el Faro da Barra es el más grande de Portugal y el segundo de la península ibérica. Una estampa que vale la pena inmortalizar.

Faro da Barra, Aveiro.

¿Cómo llegar?

Aveiro posee una excelente ubicación que facilita sobremanera la llegada de visitantes.

En este post os hablaremos de las opciones de las cuales disponéis para viajar a la ciudad partiendo de la vecina Oporto, ya que tanto los aeropuertos de Barcelona y Madrid (como otros pertenecientes a capitales europeas e internacionales) ofrecen vuelos directos a esta ciudad; del mismo modo que también existen numerosas aerolíneas que la conectan Bilbao, Sevilla, Palma de Mallorca, Valencia, Málaga, Alicante o Gran Canaria. Aunque cabe señalar que también es posible llegar al lugar partiendo de Lisboa.

Una vez aterrizados el abanico de posibilidades nos remite las siguientes opciones.

En coche

Si escogemos viajar hasta Aveiro en coche el trayecto nos llevará alrededor de unos cuarenta y cinco minutos. Para ello bastará con tomar la IP1 o la AP29 y seguir las indicaciones pertinentes hasta destino, teniendo en cuenta que se trata de autopistas y que el pago de los peajes en el país vecino funciona a través de la previa afiliación de la matrícula de nuestro vehículo a una tarjeta bancaria; lo cual nos permitirá circular por estas vías con la certeza de no estar infringiendo ninguna normativa.

En Tren

Sin duda la forma más sencilla de llegar a la ciudad.

Después de tomar tierra, deberemos dirigirnos a la estación situada en las inmediaciones del aeropuerto y tomar la línea E del metro hasta Trinidade haciendo trasbordo allí para tomar la línea D en dirección Santo Ovidio, hasta llegar a General Torres donde nos apearemos para dirigirnos a la Estación de San Benito de Oporto para tomar finalmente uno de los convoyes de la línea de Aveiro que nos llevará en poco más de media hora a la ciudad, si nos subimos a un tren rápido, o en una hora si lo hacemos en uno general. Los viajes parten cada treinta minutos y en la web de Comboios de Portugal podréis consultar los horarios y el precio de los billetes.

En autobús

Este medio es otra de las alternativas públicas de desplazamiento con la que contamos aunque quizás de las menos recomendables porque la frecuencia de sus servicios es mucho menor. De todos modos, si os interesa, podréis consultar toda la información necesaria en el portal oficial de Rede Expresso, la compañía que opera la línea hasta Aveiro.

Tours y excursiones

Otra alternativa es la que plantean los tours y excursiones en autobús que se organizan desde Oporto y que también están disponibles desde otras ciudades portuguesas. Estas incluyen guía, recogida en el hotel, trayecto de ida y vuelta y hasta paseo de una hora por los canales. Podréis informaros sobre ello en la recepción de vuestro alojamiento.

Antigua estación de Aveiro.

¿Dónde comer?

Sin duda, los productos de la mar son los reyes de la gastronomía local. Y entre tanta corona, la que verdaderamente brilla con luz propia es la que luce el bacalao.

Pero también hay buenas carnes en Aveiro y la de cordero y cerdo lechal son de las más aclamadas. Manjares que se acostumbran a maridar con los vinos de la región de Barriada y que acompañan las dulces sobremesas aveirenses en las que los ovos moles (dulce típico) son los verdaderos protagonistas.

Todos estos y muchos platos más son los que podréis saborear en restaurantes como el Armazém da Alfândega, un pequeño y moderno local en el que dan una vuelta a la cocina tradicional presentándola en las tarteras de toda la vida. Algo inusual pero francamente genuino.

¿Sus pluses? El precio y la decoración.

Situado en Costa Nova, sobre la ría de Aveiro, encontramos el Restaurante Clube de vela da Costa Nova. Su especialidad, la caldereta de pescado; aunque es todo un placer comprobar el respeto con el que tratan cualquier producto que provenga del Atlántico.

Advertir que se trata de un local muy concurrido, por lo que si queréis visitarlo os recomendamos reservar.

Finalmente os sugerimos el pintoresco O Batel, un pequeño establecimiento que recrea el interior de un barco, situado en un pequeño callejón adyacente a Rua do Tenenete Rezende.

Aunque presenta platos con precios algo más elevados, vale la pena conocerlo.

Ovos moles, dulces típicos de Aveiro.
Contactos

Restaurante Armazém da Alfândega

Restaurante Clube de Vela da Costa Nova

Restaurante O Batel

¿Dónde alojarse?

Aveiro es una localidad excepcionalmente turística y prueba de ello son los numerosos alojamientos que pone a disposición del viajero y que se encuentran repartidos a lo largo y ancho de la ciudad.

Entre todos ellos hemos seleccionado algunos que consideramos lo suficientemente relevantes tanto por ubicación como por la excelencia de sus servicios.

Empezamos por el Hotel Das Salinas, un tres estrellas recientemente remodelado situado en el centro de la ciudad, en una de las zonas mejor valoradas de Aveiro, el cual ofrece unas preciosas vistas al canal.

Seguidamente, os invitamos a conocer el Aveiro Rossio Bed & Breakfast.

Este céntrico hospedaje dispone de estancias con baño privado y sirve unos deliciosos desayunos buffet en las propias habitaciónes.

Para concluir os queremos hablar del Seaside – Typical House Aveiro, una preciosa casa aveirense que sus dueños han querido compartir convirtiendo sus cuatro estancias en un alojamiento de ensueño.

Situado a tan solo un par de minutos andando del centro, el Seaside goza de todas las comodidades y la cuidada atención que ofrece el trato personalizado.

Patio interior de un hotel en Aveiro.
Contactos

Hotel Das Salinas

Aveiro Rossio Bed & Breakfast

Seaside - Typical House Aveiro

Actividades relacionadas