¿Qué ver en Bilbao?
Bilbao

Situada en el corazón del umbral vasco, en la provincia de Vizcaya, Bilbao es hoy un referente de transformación urbanística, social y cultural a nivel internacional.

Azotada por la fuerte crisis de los ochenta, la ciudad ha sabido reinventarse y dejar atrás la imagen gris y decadente de una industria moribunda, invirtiendo todo su potencial en mostrarse al mundo como uno de los enclaves destacados del norte de España , el cual ha sabido aunar vanguardia y tradición a pares iguales.

Gastronomía, cultura, ocio, entorno… Bilbao se ha convertido en una de las ciudades más visitadas del país por méritos propios. Una joya en medio del filón que representa el País Vasco y que cuenta con más de una razón para cautivar al viajero en tan solo una jornada. ¿Lo comprobamos?

¿Qué visitar en Bilbao en un día?

Museo Guggenheim

Pronunciar el nombre de Guggenheim es hablar de arte, vanguardia, diseño… pero también es hablar de Bilbao; ya que, sin duda, este museo de apariencia futurista se ha convertido en la icónica imagen de la capital vizcaína.

Obra del arquitecto Frank O. Gehry, el edificio fue inaugurado en mil novecientos noventa y siete y forma parte de la fundación artística Solomon R. Guggenheim de Nueva York.

Concebido como una gran escultura, su apariencia deconstructivista se debe a la sinuosidad de las placas de titanio que recubren el armazón del edificio, otorgándole ese carácter orgánico que caracteriza muchos de los diseños de O. Gehry. Su evidente reminiscencia naval pretende rendir homenaje a la ciudad portuaria, del mismo modo que lo hace el reflejo que emite su exterior, evocando las escamas de un pez.

Una obra maestra de la arquitectura del s. XX, que cuenta con un total de diecinueve galerías destinadas a exposiciones, tanto permanentes e itinerantes, en gran parte provenientes de la sede norteamericana que el museo posee en Nueva York y de muchas otras colecciones internacionales que erigen las obras contemporáneas como máxima expresión artística.

Fachada del Museo Guggenheim, Bilbao.

Mercado de la Ribera

Considerado como el mercado de abastecimiento cubierto más grande de Europa, es en la Ribera donde reside el secreto de la gastronomía vasca.

Colindante a la Ría de Bilbao, entrar en su corazón representa todo un éxtasis para los sentidos. Aromas, la cromática variedad de los productos locales y sobre todo, el sabor de elaboraciones como los pinchos, las gildas, la piperrada o el marmitako que nacen de los fogones de sus gastrobares, hacen que el visitante disfrute de una propuesta distendida, aproximándolo a la vida y tradición de la ciudad.

Este es sin lugar a dudas, el motivo por el cual el Mercado de la Ribera es uno de los espacios más turístico de la localidad.

Mercado de la Ribera, Bilbao.

La Ría de Bilbao

Eje económico de la ciudad desde sus orígenes en el año mil trescientos, el estuario del río Nervión ha influenciado sobremanera en su desarrollo histórico y social y por supuesto, en su entorno.

Catorce kilómetros que dividen Bilbao, aun hoy, en dos realidades económicamente contrapuestas que confluyen en cada uno de los puentes que transitan sobre las templadas aguas de la ría; destacando entre ellos el de La Salve y el “Zubizuri”, diseñado por el famoso arquitecto Santiago Calatrava.

Seguir su transcurso saltando de margen en margen, nos permite trazar un estupendo recorrido por algunas de las zonas con más arraigo de la ciudad, como el Casco viejo; donde sus calles y sus casas muestran ese origen pesquero que cuenta con más de setecientos años de antigüedad. O algunos de los monumentos que salpican las inmediaciones del ayuntamiento, como la gran escultura de acero en forma de barco o la de “La txapela de medio lao”, obra del reputado Jorge Oteiza.

Al ser navegable, la ría también ofrece la posibilidad de ser descubierta desde sus aguas, ya sea a bordo de las numerosas embarcaciones que realizan recorridos turísticos por su cauce, como las que ofrece Bilboats o contratando alguna de las actividades de Bilbobentura (paddel surf, kayak, big sup…).

Ría de Bilbao.

Catedral de Santiago

Construida a finales del s. XIV, esta humilde catedral de estilo gótico consagrada al patrón de la ciudad, Santiago Apóstol, es una de las mejores manifestaciones arquitectónicas de este periodo que se conservan en el País Vasco.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, como enclave perteneciente al peregrinaje de los Caminos de Santiago; cuenta con una torre de sesenta y cuatro metros de altura, unas hermosas portaladas floridas y un bello rosetón; característicos de mediados del s. XV.

Su interior, en el que encontramos un extraordinario claustro ajardinado y un pórtico, evocan la calidez y espíritu, en su uso como lugar para las reuniones a cubierto.

De privilegiada situación, en el corazón del Casco Viejo, esta permite que sus puertas sean el punto de partida ideal para descubrir el entramado que trazan las famosas Siete Calles, núcleo originario de la antigua Bilbao.

Muy cerca de ella, a orillas de la ría, encontramos otra de las construcciones eclesiásticas más representativas de la ciudad, la iglesia de San Antón, a la cual podremos acceder adquiriendo la misma entrada que nos permite visitar la Catedral.

Fachada de la Catedral de Santiago, Bilbao.

Las Siete Calles

Bienvenidos a Somera, Artekale, Tendería, Pescadería, Carnicería Vieja, Barrenkale y Barrenkale Barrena, el Casco Viejo de la ciudad; o como muchos lo conocen, bienvenidos a las Siete Calles de Bilbao.

Núcleo de la “muy noble, muy leal e invicta villa de Bilbao” (según Don Diego López de Haro, señor de Vizcaya), originariamente este, solo estaba formado por tres calles Somera, Artekale y Tendería. No fue hasta mediados del s. XIV cuando se les unieron las cuatro restantes. Siete vías que apenas han sufrido transformaciones, manteniendo inalterado su trazado medieval, discurriendo al borde de la ría. Un conjunto de arterias que bombean el verdadero espíritu de la ciudad, salpicadas por los leucocitos arquitectónicos que transportan las huellas de su pasado hasta la actualidad.

Comercios de antaño, las típicas galerías de sus viviendas, majestuosas iglesias como la Catedral de Santiago o legendarias fuentes como la del Perro, ceden su protagonismo a la innovación que se cocina en sus restaurantes y la contemporaneidad de sus transeúntes, erigiéndose como epicentro de la vida social tanto de los bilbaínos como de los viajeros.

Comercio en Las Siete Calles, Bilbao.

Plaza Miguel de Unamuno

A cuatro manzanas de la Catedral encontramos ésta tranquila plaza dedicada al filósofo y escritor Miguel de Unamuno, nacido en la ciudad y nombrado hijo pródigo de esta en mil novecientos treinta y cuatro.

Conocida inicialmente como la "Plazuela de la Cruz", en su perímetro encontramos notables edificios como el Museo Vasco o el de Arqueología y multitud de comercios y restaurantes que, al caer el sol, presencian la vida nocturna de la ciudad.

¿Los “must”? El busto de bronce de Unamuno presidiendo el centro de la plaza y sus instagrameables escalinatas datadas en mil setecientos cuarenta y cinco

Plaza Miguel de Unamuno, Bilbao.

Teatro Arriaga Antzokia

Situado en esta misma zona encontramos el Teatro Arriaga, un bello edificio inspirado en la arquitectura neobarroca de la ópera de París.

Inaugurado en mil ochocientos noventa, el espacio ha protagonizado diversas vicisitudes, llegando a ser considerado un teatro prístino durante las primeras décadas del s. XX.

En su interior el complejo se divide entre el escenario, el foso para la orquesta, la embocadura y los palcos que acogen al público, entre los que destaca el destinado a las autoridades; con una rica decoración inspirada en el “Orient Express”.

Actualmente, su actividad se centra en espectáculos teatrales, de danza, musicales y algún concierto; cediendo las actuaciones de mayor complejidad técnica al Palacio Euskalduna (el palacio de congresos de la ciudad).

Imagen nocturna de la fachada del Teatro Arriaga, Bilbao.

La Alhóndiga (Azkuna Zentroa)

Este antiguo almacén de vino de estilo modernista de principios del s. XX, hoy reconvertido en un espacio multidisciplinar donde convergen ocio y cultura, se presenta como uno de los edificios más bellos de Bilbao.

¿Pero por qué a este espacio se le conoce con el nombre La Alhóndiga?

Según la definición, una “alhóndiga” es una casa pública destinada a la compra-venta de grano y otros comestibles. A partir de este precepto, es en el s. XVIII cuando, debido a un nuevo impuesto relativo al almacenaje de estos productos y al aumento de la población, se crea en la villa esta gran nave para centralizar estos servicios. Fue hasta mil novecientos nueve cuando los almacenistas de vino ocuparon las instalaciones hasta su clausura en mil novecientos setenta y siete.

Hoy el Azkuna Zentroa es un centro que invierte sus esfuerzos en transformar la sociedad a través del arte y el deporte, ofreciendo exposiciones, talleres, conciertos y espacios diáfanos donde dar visibilidad a nuevos talentos o fomentar la actividad.

Además, el complejo cuenta con siete salas de cine, restaurantes, tiendas y cafeterías. Sin duda, una visión futurista del clásico concepto de centro comercial.

Como dato curioso señalar que en el interior encontramos el “Atrio de las culturas”, un espacio con tres edificios suspendidos sobre cuarenta y tres columnas, todas ellas diferentes entre sí, que simbolizan los centenares de culturas, arquitecturas, guerras y religiones que han acompañado al hombre en el devenir de la historia.

Interior del edificio de La Alhóndiga, Bilbao.

Parque de Doña Casilda

Situado en la zona del Ensanche, en la Bilbao más cosmopolita, encontramos este maravilloso pulmón verde.

Conocido popularmente como el “parque de los patos”, este amplio espacio al aire libre es el lugar ideal para disfrutar de un respiro sin alejarse del centro de la ciudad.

De marcado estilo romántico, el recinto cuenta con numerosas fuentes y monumentos, entre los que destaca el levantado en honor a su benefactora Casilda Iturrizar, quien donó los terrenos sobre los que se levanta.

Una bella pérgola, un jardín botánico, un paseo perimetral y un estanque completan el conjunto de elementos que dan vida a este lugar, además de acoger el Museo de Bellas Artes de la ciudad.

Un enclave donde perderse y respirar profundamente los aires del norte, llenando nuestros pulmones de vida y nuestra alma de paz.

Parque de Doña Casilda, Bilbao.

Estadio de San Mamés

Erigido como “la catedral del fútbol”, San Mamés, la casa del Athletic Club de Bilbao, es otro de los iconos del skyline de la ciudad.

Inaugurado en dos mil trece en la misma ubicación próxima a la ría que ocupaba su homónimo, el nuevo estadio fue costruido bajo el pretexto de convertirse en mucho más que un recinto deportivo; poniendo el acento en su sostenibilidad arquitectónica (obteniendo la certificación de edificación sostenible LEED, Leadership in Energy and Environmental Design); un diseño interior inspirado en el espíritu del antiguo San Mamés y una amplia oferta de servicios y modernos espacios funcionales.

Capacidad para cincuenta y tres mil espectadores, zonas vip y comerciales, salas para conferencias y por supuesto un museo dedicado a la historia del club, sus triunfos y a los “leones” (sobrenombre con el que se conoce a sus jugadores), relazan el compromiso de la entidad con la ciudad y su futuro.

Interior del estadio de San Mamés, Bilbao.

Actividades Relacionadas