Algunas funcionalidades de esta web requieren de JavaScript para su correcto funcionamiento.

El Garxal, un lugar ideal para la observación de aves

El Garxal

El Garxal es una laguna de poca profundidad ubicada entre la playa de Riumar y la desembocadura del Ebro, quedando situada a la izquierda del río (si nos situamos de cara al mar) y a escasos metros del Mediterráneo.

Esta laguna es relativamente joven, se formó durante un temporal a mediados del siglo pasado dando paso al actual ecosistema híbrido. Este ecosistema fusiona características del medio acuático y terrestre gracias a el agua dulce procedente del río.

Sus 280 hectáreas están formadas por pequeñas islas y dunas que van cambiando con el transcurso del río y el agua salada, que entra en la laguna durante los temporales.

Su biodiversidad de vegetación ribereña conforma el hábitat y zona de nidificación de gran variedad de especies de aves, por este motivo la zona es considerada de gran interés ornitológico.

Cómo visitar el Garxal?

Mapa de la zona

La zona es de muy fácil acceso, podemos llegar a la laguna siguiendo el "itinerario el Garxal- desembocadura - río" facilitado por el Parque Natural del Delta del Ebro.

Este pequeño circuito no es circular, es decir, podemos acceder a él desde dos puntos. El primero de ellos es desde la playa de Riumar (desde el extremo derecho si nos ubicamos mirando al mar). El segundo punto de acceso es desde el paseo que resigue el río, pasado el puerto de Riumar en dirección al mar y muy cerca del camping L'Aube.

El sendero que cruza este parque es asequible para todos los públicos. Podemos recorrer este camino de aproximadamente 3 kilómetros andando o en bicicleta. Lo consideramos una vía muy fácil pues los caminos son anchos, regulares y no hay desnivel.

La parte del sendero que cruza el parque es de camino arena y nos dará acceso a los puntos de avistamiento de aves. Por otro lado, el paseo que bordea el río, está adornado con varias esculturas.

Qué nos vamos a encontrar en el Garxal?

Durante nuestro tranquilo paseo nos vamos a ir encontrando con varios lugares de interés, principalmente, miradores.

Miradores del Garxal

Miradores de aves

Cerca de la laguna nos encontramos con dos miradores adaptados para la observación de aves. Estas pequeñas construcciones de madera son un lugar ideal para sentarse y relajarse mientras vemos la tranquila vida de patos, flamencos y otras especies autóctonas de la región.

Mirador de Riumar

Este mirador se encuentra al final del recorrido por el extremo del Riumar, ubicado en plena playa. Es un buen lugar para apreciar la fina separación de arena entre el Garxal y el mar.

Mirador antiguo

A orillas del río también nos encontraremos con el mirador antiguo, una pequeña estructura de madera desde la que podremos apreciar el Ebro con algunos metros de altura de ventaja.

El Zigurat

El Ziugrat es sin duda el mirador más espectacular del recorrido. Este es una torre de madera bastante alta con una ubicación privilegiada. Desde ella podremos ver la desembocadura del río, la isla de Buda y la laguna de el Garxal.

Zonas de pesca

Durante nuestra visita pasaremos por varios puntos estratégicos para los pescadores. Justo debajo del mirador del Zigurat anteriormente expuesto, veremos que hay un paseo a orillas del río ideal para pescar. Esta ubicación en tan cómoda como de fácil acceso, una opción ideal para los que quieran tirar su caña en plena desembocadura del Ebro.

Por otro lado, cerca de la playa de Riumar, encontraremos un viejo puerto de pesca mimetizado con el ambiente.

Faro del Garxal

Muy cerca del mirador de Zigurat encontremos el faro del Garxal, un pequeño faro amarillo ubicado entre las plantas.

Carteles informativos

Durante nuestra caminata nos encontraremos con varios carteles que nos van a ampliar la información del lugar, dándonos detalles sobre la fauna, la flora y las actividades del lugar.

En definitiva, la laguna del Garxal es un plan tranquilo para disfrutar de un buen paseo diurno en el delta del Ebro. Te animamos especialmente a visitar sus miradores de aves y la torre del Zigurat, unas vistas que no tienen desperdicio!