Algunas funcionalidades de esta web requieren de JavaScript para su correcto funcionamiento.

Los 5 mejores restaurantes donde comer en Estambul

restaurantes-estambul.jpg

Cuando visitamos una ciudad, una de las cosas que más nos apetece descubrir es su gastronomía. En el caso de Estambul, esta apreciación se convierte en palabras mayores. La increíble cultura culinaria turca hace de los restaurantes de la ciudad una experiencia aromática, un paseo por un mundo de sabores nuevos y estilos de cocina distintos.

Obviamente, La oferta de restaurantes en la capital es amplia. Aún así, nos hemos decidido a elaborar este top 5 de mejores restaurantes que no te puedes perder durante tu visita. Dicho esto, vamos con el ránking de los 5 mejores restaurantes donde comer en Estambul.

Los 5 mejores restaurantes de Estambul

Van Kahvalti (Beyoglu)

No hay nada mejor que empezar el día como toca, con fuerza, y, sin duda, si alguna nación en el mundo sabe de eso, esa es Turquía. En este país, la cultura del desayuno es mucho mayor que en ningún otro sitio en el planeta: no hay desayuno más completo que el turco.

Y uno de los mejores sitios para disfrutarlo, si se está en Estambul, es sin duda el restaurante Van Kahvalti, situado en el barrio de Cihangir, dentro del distrito de Beyoglu, en el puro centro de la ciudad. Kahvalti en turco significa desayuno, y esto es precisamente en lo que se especializa este restaurante: si se va a allí, solo se comerán desayunos. Pero qué desayunos.

Sus desayunos consisten en mil pequeños platos rellenos de todo lo imaginable: mermeladas de distintas frutas, quesos locales de todas las partes de Turquía, tomates y pepinillos frescos, miel con crema de leche —una de sus especialidades—, crema de cacao, jamón de vaca fumado, un surtido de aceitunas, y distintas variedades de pan, entre las que está el simit, una rosquilla de pan con sémola muy tradicional en Turquía.

Todos estos platos acompañan al mayor y más importante en todo desayuno turco: los huevos, que pueden ser hervidos o fritos o con pimientos y tomate fritos, un plato que se denomina menemem y como el que no hay otro.

Además, en Van Kahvalti, todos los comensales tienen té turco infinito mientras coman y no se hayan acabado toda la comida, algo que, a veces, a no ser que se vaya con mucha hambre, es todo una hazaña.

Çiya Sofrasi (Kadiköy)

Todo el mundo conoce la comida típica de Turquía, la que ha sido más exportada a los otros rincones del mundo: el kebab. Y si bien es cierto que el kebab es uno de los platos más tradicionales turcos, hay otra cocina que la gana por tradición. Esta es la comida otomana, y uno de los mejores sitios en Estambul para degustarla es el restaurante Çiya, en el distrito de Kadiköy, en el lado asiático de la ciudad.

En este restaurante se puede encontrar de todo: sopas de lentejas solas, especiadas, de cordero, de pollo al limón, de ternera; albóndigas de carne o de lentejas; sarma —unos rollos de arroz bulgur con o sin carne envueltos de hojas de té—, cazuelas de carne variada, mil platos más y, evidentemente, como no podría ser de otra manera, kebab de todo tipo, tanto los más comunes como especiales y difíciles de encontrar si no se va al sur de Turquía, donde se hacen los mejores kebabs.

Y todo, además, a un precio asequible: Çiya es un restaurante diario, donde la gente, durante la hora del almuerzo, va a comer algo rápido pero extremadamente bueno. Por eso, el restaurante sigue la lógica tradicional turca de lokanta: la comida está ya preparada y puesta en el escaparate. El cliente, al entrar, ve lo que más le apetece y lo elige. Fácil, sencillo y, sobre todo, rápido.

Nusr Et (Levent)

No hay una cadena de restaurantes en Turquía —y hay pocas en el mundo— que pueda competir en fama y negocio con los restaurantes Nusr Et, propiedad del cocinero Nusret Gökçe, conocido como Salt Bae y que tiene en la actualidad casi 34 millones de seguidores en Instagram.

Se hizo famoso hace unos cuatro años, cuando abrió su primer restaurante en Estambul, en el distrito de Levent, en el lado europeo de Estambul. El motivo por hacerse famoso: servir la sal para la carne de una forma peculiar, tirándola desde arriba con los dedos y que, al caer, la sal choque contra el codo del camarero para luego esparcirse sobre la carne.

En sus restaurantes, se puede encontrar de todo, pero todo tiene algo en común: en los restaurantes de Nusr Et —et, en turco, significa carne— solo se puede encontrar carne. De muy alta calidad.

Por eso, desde su primer restaurante en Estambul, los restaurantes de Salt Bae se han esparcido por todo el mundo, y ahora se encuentran en Dubai, Doha, Miami, Boston, Dallas, Mykonos —una isla griega— y Londres, además de en varias ciudades más en Turquía. Pero el primero, el original, es el del barrio de Levent. Parada obligatoria de cualquiera de sus millones de fans en Instagram.

Lades Menemem (Beyoglu)

Uno de los platos más especiales del desayuno turco, como comentábamos antes, es el menemem: una cazuela conformada de pimientos y tomate fritos, a los que después, una vez cocinados, se les añade un par de huevos, que se revuelven juntos con los demás ingredientes.

Es un plato tradicional turco, que se puede encontrar en cualquier lugar de desayunos. Pero el Lades Menemem es de otro mundo. Lades Menenem, situado en el distrito de Beyoglu, al lado de la calle de tiendas Istiklal, es un restaurante donde el único plato que se puede comer es ese: menemem.

Y vale la pena, porque ha ganado en varias ocasiones el premio al mejor restaurante del año. Allí, el menemem se puede comer solo, para los más clásicos, pero también hay muchas más opciones: con queso feta o queso kasar —una especie de queso turco—, con pollo, carne picada, sucuk —una salsicha de carne con ajo—, setas y mil variantes más. Eso sí, todo es menemem. No hay otra opción que valga, y realmente vale la pena.

Safa Meyhanesi (Fatih)

Si lo que se quiere es cenar, entonces la tradición turca marca que la mejor opción, sin duda, es ir a una meyhane. Una meyhane es un tipo de restaurante turco, que se basa en una forma específica de servir la comida. Primero, como entrantes, unos mezes, pequeños platitos que, como las tapas, pueden ser de cualquier cosa.

Después, como plato principal, carne o pescado a la parrilla. Este tipo de restaurantes es muy típico en Turquía, y los hay en todas las ciudades del país. Pero pocos son tan buenos y tienen tanta historia como la Safa meyhanesi, que se encuentra en el distrito de Fatih —la ciudad histórica— de Estambul.

Este restaurante fue abierto en 1948 y desde entonces, es una de las meyhanes más famosas del país sino la que más: el edificio donde se encuentra fue construido ya en el siglo XIX como un restaurante.

Safa, sobre todo, se especializa por la arquitectura del lugar, no repetida en otro restaurante del país, y además en el pescado, que en Estambul se compra fresco o casi del día. La tradición tiene sus cánones, y marca que el pescado, si se come en una meyhane, debe de acompañarse de raki, una bebida alcohólica parecida al anís a los que los turcos le tienen una devoción especial. Para un turco una noche no es memorable si no es regada con raki, que se bebe mezclándolo con agua, lo que le da a la bebida un color blanquecino inconfundible.

Tours gastronómicos por Estambul