Logo de Womondoo
Womondoo
El castillo de San Jorge
Puente del Castillo de san Jorge

Detalles históricos

Construido en el s.V, en lo alto de la colina de San Jorge, el castillo de su homónimo es uno de los lugares más turísticos que visitar en Lisboa. Su privilegiada ubicación nos permite deleitarnos con las más exquisitas panorámicas de la ciudad y del río Tajo.

Erigido por visigodos, el Castillo de San Jorge gozó de máximo esplendor durante el s. XIII, convirtiéndose en palacio real; período en el cual se inició la construcción de su muralla, ordenada por Fernando I de Portugal. Este hecho convirtió el recinto en una fortificación totalmente medieval, en la que se celebraban recepciones y todo tipo de eventos de origen cortesano.

El traslado de la residencia real a la zona de la ribera portuguesa, su pasado militar y la sucesión de diversos terremotos que azotaron el país, degradaron sobremanera al castillo hasta inicios del s. XX, momento en el que recibe la clasificación de Monumento Nacional (1910). A partir de entonces, sucesivas rehabilitaciones permitieron recuperar los vestigios que fenicios, griegos, cartagineses y árabes impregnaron en sus muros, convirtiendo el Castillo de San Jorge en uno de los enclaves más visitados de Lisboa.

Detalle de un antiguo cañon situado en unos de los patios del Castillo de San Jorge, en Lisboa

Descubriendo el Castillo de San Jorge

Situado entre los barrios de Castelo y Alfama, el recinto del castillo cuenta con una extensión aproximada de seis mil metros cuadrados en los cuales se ubican varias torres, un foso y un par de patios ajardinados que defienden el antiguo alcázar. Almenas, portones y una torre barbacana, son algunas de las señas medievales que conserva la fortificación.

Durante la visita, además de contemplar la maravillosa arquitectura, podremos acceder a su Museo Arqueológico; descubrir la cámara oscura ubicada en el complejo, un sistema óptico de lentes y espejos que nos permite descubrir Lisboa a través de históricas imágenes; recorrer sus exposiciones permanentes; capturar una de sus imprescindibles instantáneas al caer el sol o degustar alguno de los apetecibles platos que ofrece el restaurante del recinto, auténticas exquisiteces del recetario portugués.

Concluida la mañana, que mejor que volver al centro de la ciudad visitando la Catedral de Lisboa, situada a escasos minutos; o trazando un precioso recorrido por las calles de la Alfama, dejándonos embriagar por la esencia pesquera del barrio y los poéticos versos del fado. Un paseo inolvidable por la Lisboa más genuina.

Portalada de acceso al castillo de San Jorge

Tips de visita al Castillo de San Jorge

  • El precio del billete de acceso es de 10 €, pero existen tarifas reducidas para mayores de sesenta y cinco años y estudiantes y personas con movilidad reducida. Además, la entrada para menores de doce años es gratuita. Como dato relevante, el castillo ofrece visitas guiadas, algunas de ellas sin cargo adicional.
  • Las visitas pueden realizarse durante todo el año, a excepción de los festivos navideños y el 1 de mayo.
  • Para llegar al castillo lo mejor es utilizar el transporte público. debido a su ubicación. El acceso a pie no es descabellado para aquellos viajeros de corazón inquieto con ganas de descubrir todo lo que hay por ver en Lisboa.

Ubicación

Otras actividades en Lisboa

Relacionado