Algunas funcionalidades de esta web requieren de JavaScript para su correcto funcionamiento.

Qué ver y hacer en Andorra la Vella?

andorra-la-vella.jpg

Entre Francia y España se encuentra un pequeño territorio que es bastante popular entre los turistas. Al ubicarse en los Pirineos, el principado de Andorra tiene un clima fresco y concentra varias pistas de esquí. Su capital, Andorra la Vella, se encuentra en un valle en el que puedes pasar un fin de semana o unos días de desconexión.

Mucho de lo que hay que ver en Andorra está influenciado por la cultura mediterránea, principalmente por la cultura catalana. De hecho, el catalán es el idioma oficial del principado. En consecuencia, se celebran festividades culturales y religiosas.

En su mayoría, las cosas para ver en Andorra la Vella son estructuras medievales y de carácter religioso. En cuanto a cosas que hacer, el campo artístico tiene gran auge. Desde visitas a museos hasta asistencia a eventos de teatro, danza y música, la capital del principado es un lugar ideal para planificar un fin de semana.

Lugares para visitar en Andorra la Vella y alrededores

La experiencia de conocer andorra la vella empieza con el viaje hacia el principado. Ya sea en avión a un aeropuerto cercano o desde un trayecto por tierra, los Pirineos son la carta de presentación del principado con sus colores verdes y su picos blancos por la nieve perpetua.

Una vez llegues a la capital, descubrirás un valle bastante pintoresco. A pesar de ser una ciudad pequeña, parte de lo que hay que ver en Andorra la vella incluye tres ubicaciones distintas.

Santa Coloma

Santa Coloma es famosa por ser la sede del Arciprestazgo de Andorra, es decir, por congregar una serie de varias instituciones religiosas. Así, la iglesia del pueblo se erige en una construcción que data de la época prerrománica. Entre lo más llamativo por ver se encuentran su campanario lombardo y su ciclo de murales al fresco.

En las cercanías de la iglesia, visita Espai Columba. Este espacio reúne varias pinturas murales de gran valor histórico y cultural para Andorra. Incluso podrás escuchar la historia de cómo estas obras fueron robadas por el Tercer Reich durante la Segunda Guerra Mundial.

La Margineda

En la localidad de La Margineda puedes recorrer un puente de origen románico. Este se constituye como el mayor puente de Andorra de acuerdo a sus 33 metros de distancia y 9 metros de altura. La construcción se encuentra ubicada sobre un río y tiene una escultura de arcos que representan el pasado y el presente del principado.

El pueblo también es famoso por las Barracas de La Margineda, una fiesta mayor de verano que reúne a las diferentes entidades de Andorra. Como un recordatorio de la cultura catalana, las barracas incluyen un escenario en el que se llevan a cabo gran variedad de espectáculos artísticos y unas casetas en las que se realizan actividades culturales. De esta manera, se busca desarrollar un sentido de pertenencia y de identidad nacional entre los andorranos. No olvides marcar estas fiestas en tu itinerario de viaje como parte de las cosas para hacer en Andorra la vella durante la estación de verano.

Andorra la vella

Con aire románico, los edificios de Andorra la Vella se caracterizan por tener una fachada oscura de piedras y de baja altura. Tanto la famosa Casa del valle como las distintas iglesias que cuentan la historia de un pueblo que decidió refugiarse en medio de un clima de alta montaña a mediados de los años 800.

La oferta turística de lo que hay que hacer en Andorra la vella un fin de semana se completa con una visita a los restaurantes locales. En ellos, no faltan el vino y el pan untado de aceite de oliva y especias para darte una calurosa bienvenida en medio de las ventiscas.

Llegando a la plaza de la Rotonda, la avenida Meritxell se extiende en un centro comercial lleno de negocios a cada lado de la vía y las caminerías.

Si deseas adentrarte,, el centro histórico comprende varias zonas que puedes incluir en tu listado de lo que ver en Andorra la Vella en un dia. Así, tienes la plaza del Príncipe Benlloch junto con la bella iglesia de San Esteban, la cual llama la atención por su contraste de colores.

Otro de los momentos más pintorescos que debes vivir es la instalación del Mercado del valle. El primer sábado de cada mes, entre mayo y octubre, las vías públicas se colman de productos agrícolas y artesanales. Adicionalmente, debes incluir al Centro Termolúdico Caldea en la experiencia de recorrer el principado. Aquí podrás calentarte y relajarte al empezar el día o al retornar a tu alojamiento después de un día de excursión por la ciudad. La estructura del centro no pasa desapercibida por lo que, incluso, puedes maravillarte con solo verlo de cerca.

Ya habiendo conocido esto, no puedes quedarte sin conocer Andorra desde el valle del Madriu-Perafira-Claror declarado patrimonio cultural por parte de la UNESCO. Esta zona se caracteriza por tener una vista privilegiada de los Pirineos en la que la excursión está a la orden del día. Asimismo, el valle tiene la curiosidad de ser de origen glacial, por ende, forma una masa de agua de gran importancia para Andorra.

Mientras más camines entre las esculturas ubicadas en la calle más museos y presentaciones artísticas encontrarás. Andorra la Vella es idónea para permitirte tener una pausa corta del trabajo o una desconexión de más de un fin de semana.

Naturlandia

Pese a no estar ubicado dentro de la ciudad, el parque de Naturlandia es parte de las distintas atracciones y obras por descubrir en cuatro a lo que hay que ver en Andorra la Vella y alrededores. El complejo se compone de un zoológico, una estación de esquí y varias áreas con atracciones y otras verdes sin intervenir.

El parque también cuenta con el tobogán natural más largo, un sky trail y gran cantidad de actividades para realizar al aire libre. Estas incluyen visitas a miradores en lo alto de los Pirineos y una zona de picnic.

Disrutar de su rica gastronomía

En gastronomía, como todo país mediterráneo, el principado aprovecha su riqueza de productos llegados del mar y propios de montaña para ofrecer una alta cocina cada vez más internacionalizada. Es el caso de la gastronomía catalana, principal fuente de tradición y de expresión. La combinación de la vida de campesino y de marinero junto con la incorporación de ingredientes más utilizados en otras culturas desde la época medieval han ampliado la oferta culinaria.

En general, la preponderancia de los vegetales condimentados, la preparación de salsas llenas de sabores complejos, la fuerte presencia de los carbohidratos como acompañantes y las carnes marinadas son algunas de las cosas que ofrece Andorra. Así, la escalivada hecha de hortalizas salteadas y la salsa romesco con frutos secos y condimentos mediterráneos son complementos comunes.

Los caracoles, la carne y los pescados de agua salada preparados con distintas salsas y técnicas, y los embutidos son parte del día a día de la mesa andorrana, por mencionar algunas de las preparaciones más conocidas.

En conclusión, uno planes que te recomendamos es buscar un buen restaurante y degustar una exquisita comida.

Contemplar su oferta cultural

Por otra parte, mucho de lo que hacer en Andorra la Vella encuentra espacios en la escena cultural. La capital más alta de Europa, por su ubicación en los montes Pirineos, se destaca por tener una agenda repleta de eventos de teatro y danza, exposiciones de arte y exposiciones fijas en los museos. De hecho, Andorra es el país con más museos por número de habitantes. Estas expresiones culturales se visualizan en lugares que mantienen su influencia medieval y, con el paso de los años, de otros movimientos cómo el barroco y el rococó.

Cosas a considerar para visitar Andorra la Vella

Lo mejor es que para viajar a Andorra no necesitas visado. Las únicas formas para acceder a Andorra la Vella son desde Francia y España ya que no hay aeropuerto en el país (Recordemos que es un país muy pequeño con solo alrededor de 80 mil habitantes).

Sin embargo, durante el viaje de camino a Andorra podrás disfrutar de vistas espectaculares que tienen de fondo las montañas y los pueblos ubicados en sus laderas. La duración del viaje puede variar dependiendo de en que zona de España o Francia te ubiques. Por este motivo recomendamos volar a Barcelona y dirigirte a Andorra desde allí.

Visitar Andorra desde Barcelona

Una escapada a Andorra la Vella de fin de semana supone el plan perfecto para salir de la rutina y disfrutar de unos días de aire fresco con alrededores tranquilos.